TRANSNACIONALES INCREMENTAN RAPIÑA EN LAS SEMICOLONIAS

0
121

La prensa burguesa del Brasil ‘especializada’ en economía capitalista informó en el mes de enero que las semicolonias y las naciones con pretensiones imperialistas denominadas de “emergentes” por las potencias, como los llamados Bric – Brasil, Rusia, India y China –, ya garantizan a dos de las mayores transnacionales del planeta que operan con bienes de consumo más del 50% de su receta bruta.

Esto es parte de lo que fue exigido por USA y por las potencias europeas a sus subordinados del  G20: con las economías capitalistas en crisis, la supervivencia de los monopolios debería ser garantizada a cuesta del incremento de la explotación en las semicolonias.
Según un informe elaborado por el Citibank para clientes adinerados de USA, uno de los mayores monopolios del mundo, la anglo-holandesa Unilever, debe concentrar 70% de sus operaciones en países “emergentes” en un plazo de diez años. La Procter & Gamble, mayor productora de bienes de consumo del planeta, es otra que está ampliando la cuota de sus ventas en los dichos “mercados en desarrollo”.
Los países africanos están en el ojo de este huracán. Desde el año 2000 a 2009, la inversión “extranjera directa” – especie de índice que mide el grado de presencia de las transnacionales en determinada nación vilipendiada – en la África fue multiplicado por seis. Para quedar en dos ejemplos concretos: la Vodafone, gigante alemana de las telecomunicaciones, negocia la compraventa de la mayor operadora de telefonía móvil de Sudáfrica, miembro de la G20 donde la Walmart, que es simplemente la mayor transnacional del mundo, está próxima a incorporar la mayor red minorista del país.
En su campaña en las semicolonias para mantener sus tasas de logro, los monopolios son debidamente asesorados por el FMI y por el Banco Mundial, y cuentan con la sumisión de las élites locales.
El Brasil semicolonial, administrado por el PT, ha sido una verdadera válvula de escape para las transnacionales montadoras de automoviles con sede en USA y en  Europa. Son las altas ganancias obtenidas en el Brasil que vienen quitando la cuerda del cuello de las gigantes globales del sector.

DESINDUSTRIALIZACIÓN Y PRECARIZACIÓN

El país ya es la tercera mayor fuente de logros para cuatro de ellas, todas con matrices en potencias imperialistas: las yanquis Ford y General Motors, la francesa Renault y la alemana Volkswagen. Además, el país es simplemente la mayor fuente de logros de la italiana Fiat.
Las gerencias de turno cacarean sus conquistas en el monopolio de la comunicación, divulgando datos como estos, que traducen la buena vida de las transnacionales en el país. Dicen, por ejemplo, que ‘si las grandes fabricantes de automóviles venden mucho en el Brasil, eso es mejor para el pueblo brasileño, porque genera más empleo, más impuestos’ etc.
Mentiras. Además de reforzar los engranajes de la economía capitalista, lo que nunca puede ser motivo de conmemoración para el trabajador, la fiesta con el avance de la Ford, de la GM, de la Renault, de la Volks y de la Fiat esconde el hecho de que estas empresas vienen cerrando fábricas y dimitiendo cada vez más en otras partes del mundo, mientras que por aquí crecen en razón del trabajo precario de derechos y garantías, de la libertad para dimitir el obrero y volver a contratarlo después en condiciones cada vez peores y de la depreciación salarial.
Además de eso, mientras las transnacionales ganan terreno, avanza la desindustrialización de las semicolonias, y cuando los monopolios hayan agotado nuestros recursos y nuestro pueblo y se muden hacia lugares que les ofrezcan mejores condiciones, ahí sí estas torpes élites no conseguirán más esconder el hecho de que su capitalismo “emergente” no pasa de una roldana de miseria y precariedad.
Cuanto a los festejados impuestos recaudados junto a la ‘trans’, ellos sólo alimentan la rutina del viejo Estado, o sea, la corrupción y los arreglos en forma de leyes, normas, tratados, decretos, medidas provisionales, decisiones judiciales y otros tantos instrumentos usados vía de regla para favorecer las clases dirigentes y sus acuerdos entreguistas firmados con el capital extranjero.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor