La policía de Yemen utilizó municiones reales para dispersar una concentración de miles de personas en dos provincias del sur del país, registrándose más de 50 heridos. Ellos exigían el fin del mandato del presidente, Ali Abdullah Saleh, luego de 33 años.

Mientras tanto, las fuerzas armadas tomaron las calles de la capital: Saná, por primera vez desde que comenzaran las protestas, rodeando el palacio presidencial y la universidad, donde los ciudadanos acampaban.

En tanto, los guardias de una prisión mataron a un reo e hirieron a otro durante una revuelta en el centro penitenciario central de dicha ciudad. Los reclusos demandaban justicia y la salida del Jefe de Estado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor