Martes 12 de abril de 2011. Los escolares del colegio María Jesús de Providencia que llegaron la mañana de este martes a clases se encontraron con la sorpresa de que todos los muebles estaban en el exterior luego que una orden judicial obligara a ejecutar el desalojo a solicitud del nuevo dueño del recinto que vendió el terreno a una automotora.
Mesas, sillas, pizarras, escritorios, globos terraqueos, casilleros y hasta un refrigerador, todo fue dejado en la vereda por Carabineros que irrumpieron en la tarde del lunes en el establecimiento particular subvencionado que atiende a cerca de 70 alumnos de entre 1º y 4º básico en la calle Elena Blanco.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor