Lunes 18 abril 2011. “¡Queremos pasarela, queremos pasarela!”, esos eran los gritos de los vecinos de la Chimba y Los Leíces, quienes se tomaron la ruta D-605, en el cruce de ambos sectores, en una protesta pacífica por los constantes accidentes producidos en el sector.
Cabe recordar, que luego que la Dirección de Vialidad, del Ministerio de Obras Públicas, entregara las obras de mejoramiento de este acceso ubicado en la salida sur de Ovalle, se han producido en el lugar dos atropellos con resultado de muerte.
Además, el pasado jueves 14 de abril, un camión no respetó un disco pare, en el sector de la rotonda de empalme con la ruta D- 45, y embistió a un bus particular de recorrido rural que provenía desde Los Nogales, que llevaba 35 personas, de las cuales 28 resultaron con heridas menos graves y leves.
Los vecinos de Los Leíces y La Chimba no aguantaron más y salieron a la calle para manifestar su descontento, y la necesidad de contar con medidas concretas de seguridad para cruzar la carretera.
Cerca de las 12 horas se tomaron la vía por cerca de 30 minutos, y exigían una pasarela o un semáforo. Algunos vehículos tocaban bocinas para manifestar su apoyo y otros intentaban pasar ante las más de 40 personas.
En tanto, los pobladores indignados siguen preocupados por el denominado “cruce de la muerte”. Paula Codoceo, vecina de La Chimba, señaló  que “es increíble tener que llegar hasta esta situación por un trabajo mal hecho, ojala se arregle luego el camino, ha habido dos accidentes, no podemos vivir con esto, ni siquiera tenemos preferencia los peatones, yo tengo que venir a dejar todos los días a las niñas al colegio, no las puedo mandar solas”.
Por su parte, Luis Molina, presidente de la junta de vecinos Los Copihues, de la localidad de Los Leíces, manifestó que “hemos recurrido a las autoridades de gobierno, pero seguimos con el mismo problema, por lo que la presión de la gente nunca está demás».
Por último, Rosalba Marín, de Villa Las Brisas de La Chimba, indicó que “yo bajo todas las mañanas con mis tres hijos para dejarlos en el colegio y me cuesta un mundo cruzar, después en la tarde lo mismo, porque tengo que ir yo misma a buscarlos, para nosotros es un riesgo, imagínate para los abuelitos, las personas que no se desplazan como uno, imagínese los niños que se vienen solos. Nosotros esperamos una pasarela o al menos más señalética”.       

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor