Martes 03 mayo 2011. Los contratistas de Minera Escondida que se encuentran acompañados de sus esposas y tres menores, están en protesta por el no pago de sueldos y bonos adeudados antes de la huelga legal.

Un total de 50 personas, entre trabajadores de la firma Compass Catering, sus esposas y tres niños menores de cinco años, pasaron su primera noche al interior de Catedral de Antofagasta, en una toma provocada por el no pago de sueldos y bonos adeudados antes del comienzo de la huelga legal, que ya cumplió 25 días en la capital regional.

El párroco de la Catedral de Antofagasta, Ibar Astudillo, confirmó el apoyo de la Iglesia Católica de Antofagasta, en carácter de mediadora, en este conflicto al interior de la firma contratista de Minera Escondida.

El propio religioso aseguró que ya existe la autorización de la Iglesia para la permanencia de manera indefinida en el templo de los trabajadores, lo que cuenta con el respaldo de Monseñor Pablo Lizama, arzobispo de Antofagasta.

Por este motivo, el padre Ibar Astudillo llamó también a la empresa Compass Catering a colaborar en una pronta salida a la crisis.

Ante este escenario de conflicto, el presidente de la Federación Minera de Chile, Cristian Arancibia, junto a los dirigentes del sindicato Compass Catering, Jorge Marín y Roberto Rojas, confirmaron que hoy martes presentarán una demanda civil en contra de la empresa Compass Catering, ante el Tribunal del Trabajo de Antofagasta.

El motivo de la acción legal, según los dirigentes sindicales, apunta al eventual no pago de bonos y sueldos antes del inicio de la huelga legal, por parte de la firma contratista.

«Esto es un atropello a los trabajadores. En vez de respetar la ley y pagarles los días trabajados antes del inicio de la huelga, no lo hacen, para asfixiar económicamente a nuestros compañeros y quebrar el movimiento», denunció Arancibia.

El dirigente aseguró que este conflicto es una muestra más de cómo los empresarios de la Región de Antofagasta, buscan derribar a los sindicatos y los contratistas, ante la indolencia del Gobierno.

«Los trabajadores nos defenderemos. Porque en este país y en esta región no hay autoridades, ni intendente, ni seremis, que defiendan a los trabajadores, ante un atropello laboral de esta magnitud.

Igualmente el dirigente agradeció el apoyo de la Iglesia Católica, al no permitir el ingreso de Carabineros al templo, lugar en que desde la tarde de ayer se vivió un tenso clima.

En tanto, en el sector sur de Antofagasta, cerca de 200 trabajadores en huelga de esta misma empresa permanecen también a las afueras del complejo de Minera Escondida, en un improvisado en insalubre campamento, bajo fuerte custodia policial.

Fuente: Diario La Estrella.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor