Unos 2.000 “indignados” intentaron impedir este miércoles 15 de junio en Barcelona una sesión del parlamento regional catalán, que iba a aprobar el  presupuesto regional, se saldó con 23 heridos en forcejeos entre policías y manifestantes.

Veintitrés personas resultaron heridas leves, tres de ellas policías, según indicó a la AFP una portavoz de los servicios médicos de emergencia, en un choque entre policías y manifestantes que intentaron impedir el paso de los diputados regionales catalanes a la sede del parlamento.
Los “indignados” querían evitar que los diputados celebraran el debate sobre el presupuesto regional catalán de 2011 para impedir su aprobación, ya que este presupuesto prevé un recorte del gasto público del 10%, así como la reducción de prestaciones sociales y sanitarias, lo que significa 2.680 millones de euros menos respecto al presupuesto del 2010

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor