Durante tres días Tripoli fue blanco de los más intensos ataques de la OTAN desde que comenzó la intervención militar en Libia el pasado 19 de marzo. 
El martes 7 de junio más de 60 bombas fueron arrojadas sobre la ciudad, causando -según el vocero del régimen libio, Mussa Ibrahim- 31 muertos y “decenas de heridos”. Según la ONU, en los 4 meses de enfrentamientos han muerto entre 10 mil y 15 mil personas.
Por su parte, el gobierno de Barack Obama intensificó la guerra encubierta del imperialismo estadounidense en Yemen, aprovechando el vacío de poder cada vez mayor que hay en el país, y atacó a militares armados con aviones no tripulados y de combate, dicen funcionarios. 
La aceleración de la campaña estadounidense en las últimas semanas se desarrolla en medio de un conflicto violento en Yemen, que ha dejado al gobierno de Sana, un aliado de Washington, luchando por aferrarse al poder. Las tropas yemeníes que han estado luchando contra militares vinculados a Al Qaeda en el sur del país, se han retirado a la capital, y los funcionarios norteamericanos ven los ataques como una de las pocas opciones para que la red no consolide su poder en el país. 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor