Durante el mes de junio, nuevas y violentas manifestaciones de pescadores artesanales volvieron a desarrollarse en varias ciudades del país. 
En San Antonio, un grupo de 200 hombres de mar volvió a bloquear la avenida Barros Luco con barricadas para manifestar su rechazo al término anticipado de las cuotas de sardinas y anchoas en San Antonio. Los pescadores denuncian que la prohibición de pescar sardinas y anchoas ya los tiene por 20 días sin trabajo, cuando se redujera la cuota desde 16 mil toneladas el año pasado a 10 mil este año para reasignarla a las regiones afectadas por el terremoto.
En Coronel, pescadores artesanales obstaculizaron calle O’Higgins, protestando por las cuotas de pesca de la anchoveta y la sardina. Según los anuncios de las autoridades del viejo Estado serían asignadas más cuotas de pesca a la región, pero los pescadores denunciaron que las cuotas arrebatadas a pescadores de otras regiones, como San Antonio, fueron entregados a los monopolios pesqueros. 
En Quellón y enmarcado en las protestas por la instalación de GPS en sus embarcaciones, cerca de 300 pescadores artesanales, sostuvieron una asamblea en el sector muelle de esa comuna, donde decidieron tomarse los principales muelles.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor