Lunes 25 julio 2011. El pasado viernes 22 de julio, el NPA (New People’s Army), ejército comunista de Filipinas, desarrolló una exitosa emboscada a un convoy militar en la región de Samar. En el ataque sorpresivo murió un sargento y seis soldados resultaron heridos mientras que el NPA no registró baja alguna.

Los 30 militares del ejército del viejo estado filipino pertenecían al batallón de infantería y se desplazaban en 5 camiones al momento del ataque.

50 combatientes populares asestaron este contundente golpe tras la explosión de una mina terrestre colocada por los guerrilleros y que destruyó uno de los camiones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor