¡DERROTEMOS LAS ESTRATAGEMAS DEL GOBIERNO PARA DIVIDIRNOS Y VENCER!

¡¡DEJAD DE LUCHAR DEL LADO DE LOS EXPLOTADORES Y OPRESORES
Y VOLVED A VUESTRAS ALDEAS!!

Tras la demanda presentada por el activista social Nandini Sundar, el historiador Ramachandra Guha y el antiguo alto funcionario E.A.S. Sharma, el pasado 4 de julio de 2011 el Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que se ordena al gobierno de Chhattisgarh detener el reclutamiento de adivasis como miembros de las SPO [“Fuerzas Especiales de Policía”, en sus siglas en inglés] so pretexto de la lucha contra los maoístas así como el obligarles a portar armas. El Tribunal Supremo consideró que el reclutamiento mismo de miembros de las SPO es inconstitucional. Con anterioridad se había pronunciado ya varias veces en sentido desfavorable sobre los Salwa Judum, las SPO y los comandos Koya.

De hecho, desde el desencadenamiento mismo de la campaña represiva fascista “Salwa Judum”, organizada y planificada por los gobiernos central y estatales, se dio inicio al proceso de reclutamiento de jóvenes adivasi como miembros de las SPO. Desde entonces, en una serie de campañas represivas, primero bajo el nombre de “Salwa Judum”, más tarde con el de Operación Green Hunt (OGH), cerca de 700 aldeas han sido destruidas. Cada pueblo se incendiaba por fases. Más de 1.200 personas han sido asesinadas. Cientos de mujeres han sido violadas en grupo. Muchas de ellas también fueron asesinadas. Se arrasaron graneros. Se saquearon propiedades. Robaron gallinas, cerdos y cabras. En todos estos actos de terror, los miembros de las SPO reclutados entre los adivasis fueron obligados a actuar en primera línea. Los miembros de las SPO de primera línea actúan como guías de las fuerzas paramilitares e identifican a personas y casas cuando atacan aldeas. Más tarde, debido a la decisión de reclutar miembros de las SPO a gran escala, su número aumentó a casi 5.000. Algunos miembros seleccionados de las SPO recibieron entrenamiento de los Greyhounds y de los Rashtriya Rifles del Ejército indio; asimismo, se constituyó un nuevo grupo llamado comandos Koya. Como no les es posible eliminar el movimiento maoísta, ni siquiera con los métodos represivos empleados por todos estos grupos armados, el estado ha desplegado ahora al Ejército como último recurso. Aunque este despliegue se ha realizado a lo largo de estos días so capa de un “ejercicio”, de hecho, el proceso de emplear directamente al ejército en la “Guerra contra el Pueblo” no ha hecho más que empezar.

Las clases dominantes han iniciado esta guerra injusta contra el pueblo con el perverso propósito de convertir la totalidad de Dandakaranya, que es albergue de enormes recursos naturales, en una finca para el saqueo de las grandes empresas multinacionales y de la gran burguesía de los negocios. Para poner en práctica este plan, han emprendido una política a gran escala de desplazamiento de la población de sus aldeas y bosques. Jóvenes adivasi locales fueron alistados como miembros de las SPO y de los comandos Koya cometiendo innumerables atrocidades.

Nuestro partido considera que muchos miembros de las SPO no los son por su propia voluntad y que se han incorporado a las SPO debido a presiones de diversa índole. Sabemos que algunos de ellos fueron detenidos, obligados a internarse en campamentos de “ayuda”, golpeados, maltratados, amenazados de muerte y, finalmente, enrolados en las SPO. Aunque al principio se convirtieron en miembros de las SPO por miedo al terror del estado, más tarde, poco a poco, han terminado formando parte de esta fuerza y participando en todas las atrocidades perpetradas contra el pueblo. Algunos de los miembros de las SPO han participado en la violencia y las atrocidades contra el pueblo en contra de su voluntad. Sabemos que lo lamentan. Algunos miembros de las SPO ni siquiera son conscientes de que se les utiliza como peones en esa brutal orgía de terror y violencia desencadenada por gobernantes de la burguesía compradora, ataviados con túnicas blancas y color caqui, como Mahendra Karma, Raman Singh, Viswaranjan, Nankiram, en la que se han desplegado miles de policías, paramilitares, los batallones Naga Mizo, etc.

El ministro del Interior Chidambaram –que hace las veces de Director General de la OGH, la Guerra contra el Pueblo- anunció que presidiría, a la luz de la sentencia citada anteriormente, una reunión con los ministros principales de los estados donde es más fuerte el movimiento maoísta. Ni que decir tiene que el objeto de esta reunión es conspirar para encontrar el modo de seguir aplicando el sistema de las SPO y de los comandos Koya bajo un nombre diferente. Los políticos, los peces gordos de la policía y los altos funcionarios de Delhi y Raipur se devanan ahora los sesos para encontrar el modo con que mantener el sistema de las SPO en esta guerra injusta contra el pueblo.

Queremos dejar claro a todos los miembros de las SPO que esta guerra no es entre ellos y nosotros. Esta guerra se libra entre una pequeña minoría de explotadores y las masas trabajadoras todas de este país. En un lado está el 95% de las masas oprimidas: los trabajadores, los campesinos, las clases medias, los dalits [“intocables”, en hindi], los adivasis, la pequeña burguesía y la burguesía nacional; en el otro, están los grandes terratenientes y la burguesía burocrático-compradora. Estas clases enemigas tienen el apoyo de los imperialistas. Estas clases explotadoras os están utilizando como peones al reclutaros para su maquinaria represiva. Os han convertido en conejillos de Indias. Como parte de su política de “divide y vencerás”, empujan a un sector del pueblo a la primera línea de batalla para luego tratar de describirlo como una “guerra civil” en el seno del pueblo. Os han levantado contra el mismo pueblo del que un día fuisteis parte. El “patriotismo” y la “defensa del país” son algunas de las mentiras utilizadas por las clases dominantes para azuzaros contra los movimientos populares que luchan por causas justas. De hecho, estas mismas clases que os están utilizando como carne de cañón son los mayores enemigos de nuestro país. Son los delincuentes implicados en casos de corrupción por valor de miles de millones de rupias; son quienes han hipotecado no sólo las riquezas de nuestro país, sino también su soberanía en aras de sobornos y estafas; son quienes han evadido miles de millones de rupias de dinero negro con destino a bancos suizos saqueando indiscriminadamente al pueblo de nuestro país. Por estos delincuentes y gángsters, el 77% de nuestra población no puede comer dos veces al día. Son ellos quienes nos han empujado al cenagal de la pobreza, de alza de precios, del desempleo, de las epidemias, las muertes por hambre, la desnutrición, etc. ¡Sabed quienes son vuestro auténticos enemigos! ¡No olvidéis que vuestros cañones apuntan contra vuestro propio pueblo en estos momentos!

El Comité Especial de Zona de Dandakaranya del PCI (Maoísta) hace un llamamiento a todos los miembros de las SPO para que abandonen sus puestos y regresen a sus aldeas. Nosotros, el partido y el pueblo, nos comprometemos a rehabilitar a todos los miembros de las SPO que vuelvan a sus aldeas, reconozcan todos los crímenes que han cometido, soliciten el perdón del pueblo y rompan todo tipo de vínculos con la maquinaria gubernamental. Janatana Sarkar, el Gobierno del Pueblo, les proporcionará tierras y otros instrumentos de producción. Tendrán el sustento garantizado. De este modo, hacemos un llamamiento a todos los miembros de las SPO para que salgan del círculo vicioso y la falsa propaganda de estos gobiernos explotadores. ¡Dejad de implorar por las migajas que os arrojan! ¡Tratad de vivir de pie y con la cabeza alta entre las gentes de vuestras aldeas! ¡No viváis una vida de inseguridad e inquietud! ¡Levantaos en apoyo de las justas luchas que el pueblo de Dandakaranya lleva a cabo contra el absoluto saqueo empresarial de riquezas naturales de incalculable valor y por el derecho sobre Jal-Jungle-Zameen [“Agua, bosque y tierra”, en hindi].

Gudsa Usendi
Portavoz
Comité Especial de Zona de Dandakaranya
PCI (Maoísta)

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor