Viernes 11 Noviembre 2011. El viejo Estado boliviano, representado en el gerenciamiento de Morales, sigue cumpliendo su papel de sirviente del imperialismo, la gran burguesía y terratenientes. 
El pasado 1 de agosto, intentó dar un golpe a las fuerzas democráticas y revolucionarias de Bolivia, acusando a los compañeros Blanca Riveros Alarcón, Willian Minaya Romero y Hugo Minaya Romero del delito de terrorismo sin presentar pruebas contundentes en su contra. Los compañeros fueron entregados por parte del fascista régimen del MAS de Bolivia a las autoridades del Viejo Estado Peruano. 
El sociólogo José Cantoral fue arrestado el mismo día en su oficina ubicada en inmediaciones de la Universidad Pública de El Alto, donde impartía clases de nivelación en matemáticas. Con “indicios” como sus libros, anotaciones de su agenda, las fotografías personales de su esposa, algunos periódicos de circulación legal y artículos bajados de internet, la Fiscalía inició imputación en su contra por el delito de “terrorismo”. A la vez el 3 de agosto la CONARE decidió su expulsión sin darle derecho a la defensa, sin respetar el principio de presunción de inocencia y sin siquiera comunicarle que había un proceso en su contra. 
El 5 de agosto, el juez Daniel Espinar puso 90 días de plazo (que se venció el 5 de noviembre) para que el gobierno busque un país para expulsar a José Antonio. En todo este tiempo muchísimas instituciones defensoras de derechos humanos dentro y fuera del país, y paralelamente diputados alemanes, se han pronunciado pidiendo la reparación de los derechos violados y la revocatoria de la expulsión. José Cantoral permanece con arresto domiciliario desde hace 3 meses. 
El 16 de agosto José Cantoral presentó el pedido de revocatoria de la expulsión y el restablecimiento de su libertad. Sin embargo la CONARE, conformada por el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Gobierno, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la representación de Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se ha negado a responder a la apelación. Desde el 16 de agosto la CONARE ni siquiera ha informado a la familia si va a considerar o no la apelación. 
Tanto José Cantoral como su familia boliviana viven hace tres meses con incertidumbre, total desinformación sobre su situación, imposibilidad de trabajar y negativa del gobierno de considerar su pedido de revocatoria. 
Durante las últimas semanas se han desarrollados acciones de protesta frente a la Dirección General de Migración en apoyo a la permanencia de José Cantoral en Bolivia. 
¡Abajo el circo montado por el régimen social-fascista de Morales! 

¡Libertad al Compañero José Cantoral! 

¡Libertad para los compañeros Blanca Riveros Alarcón, Willian >Minaya Romero y Hugo Minaya Romero en el Perú!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor