Jueves 15 marzo 2012: Al menos tres personas murieron y 55 quedaron heridas el miércoles en Perú, en choques entre mineros informales y la policía, al agravarse un conflicto entre el gerenciamiento de Ollanta y los mineros que reiniciaron una huelga indefinida en la selvática región de Madre de Dios (sudeste).
El detonante del conflicto es un decreto, rechazado por los mineros, que dictó el gobierno en febrero y que crea el delito de minería informal, con sanciones penales de 10 años de cárcel, a fin de evitar los daños ocasionados al medio ambiente.
El objetivo es erradicar la explotación minera ilegal que promueve la trata de personas, la prostitución, el proxenetismo y otros negocios ilícitos, según señala el comunicado del gobierno.
Los mineros piden que ese decreto sea derogado porque “criminaliza” la actividad de los mineros informales que operan en la región de Madre de Dios.
Diversos acuerdos a que llegaron los mineros y el gobierno en diciembre mediante consenso y que establecían propuestas técnicas para solucionar el problema, fueron dejados de lado pese a que los mineros presentaron estudios de impacto ambiental.
Las protestas se iniciaron muy temprano este miércoles, con bloqueo de rutas con troncos, piedras y neumáticos encendidos, que dejaron a la ciudad de Puerto Maldonado, capital de Madre de Dios (fronteriza con Brasil y Bolivia) paralizada, sin actividad comercial ni transporte, informó la policía.
Unos 10.000 mineros informales reiniciaron esta madrugada una huelga indefinida que habían suspendido el viernes pasado para reunirse con ministros y acordar una mesa de diálogo a fin de hallar una solución definitiva al sector, sin embargo dirigentes de los mineros denunciaron que el gobierno no quiere instalar una mesa de diálogo.
“Los actos de violencia ya han provocado la muerte de tres civiles (41, 46 y 30 años) y han dejado 55 heridos: 38 civiles y 17 policías”, detalló un comunicado oficial difundido la noche del miércoles, que acusó a los mineros ilegales de haber utilizado “armas de fuego, explosivos y otros materiales”. Además hubo sesenta personas que fueron detenidas por generar desmanes, por bloquear carreteras, atentar contra sedes estatales y privadas, atacar un mercado e intentar tomar el aeropuerto.
Cinco de los heridos recibieron impactos de bala y los restantes tienen lesiones por efecto de perdigones y balas de goma, mientras que los policías fueron afectados por cortes y fracturas debido a pedradas de los manifestantes, informó Rolando Luque, de la Defensoría del Pueblo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor