INTERNACIONAL

Con un lenguaje radicaloide Rafael Correa aparenta oponerse al imperialismo yanqui, pero en realidad es su lacayo. Así, por una parte, cumple con los planes imperialistas para Ecuador y por otra parte intenta frenar la protesta popular.
Pero ya han pasado 5 años de su gerenciamiento y la lucha de masas ha desenmascarado a Rafael Correa y a sus compinches revisionistas de Pachakutic y los falsos PC y PCML, dejando en claro que no son revolucionarios sino que lacayos del imperialismo.
Así, al no poder contar con el apoyo del desprestigiado revisionismo ecuatoriano, el gerenciamiento de Rafael Correa ha tenido que pedir auxilio al revisionismo de otros países para mantenerse, apiñándolos en la conmemoración del centenario de la muerte de Eloy Alfaro (burgués liberal ecuatoriano). 
Es en este contexto que el revisionismo chileno del falso PC da su respaldo al gerenciamiento de Rafael Correa, mediante la asistencia de Karol Cariola y Camila Vallejos a la conmemoración del centenario de la muerte de Eloy Alfaro.
El papel del revisionismo es cabalgar sobre las justas luchas de las masas y utilizarlas al servicio del imperialismo. En este caso, el falso PC de Chile pretende utilizar la simpatía que despertó, entre las masas, la lucha estudiantil del 2011 y traspasar ese apoyo a Correa. Apoyo que necesita para seguir cumpliendo los planes del imperialismo.
Pero eso no es todo, al asistir a esta conmemoración, los revisionistas dejan en claro que no quieren la liberación de las masas del imperialismo, no quieren barrer con el latifundio ni el capitalismo burocrático. Al contrario, quieren mantenerlos, engañando a las masas, sembrando esperanzas en que las revoluciones burguesas de viejo tipo, como la que dirigió Eloy Alfaro, son el camino a la liberación.
Ante esto debemos aclarar que las revoluciones burguesas de viejo tipo, encabezadas por la burguesía liberal, dejaron intacto el latifundio y el dominio de la gran burguesía. En lugar de terminar con la explotación, estas revoluciones evolucionaron hacia el capitalismo burocrático. Por lo tanto, poner la esperanza en estas viejas revoluciones para liberarnos es una ilusión y un crimen al servicio del imperialismo.
Para liberarnos el camino de la burguesía liberal no nos sirve. Lo que nos sirve es retomar y desarrollar el camino del proletariado y el pueblo. Lo que significa, que en el caso de Chile, para liberarnos no debemos retomar el camino de Bernardo O`Higgins y Manuel Rodríguez. Sino que para liberarnos debemos retomar y desarrollar, principalmente desarrollar, el camino de Luis Emilio Recabarren. Es él quien representa lo más avanzado en la lucha de clases de las masas contra la explotación.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor