Joao (J.B.C.C.) es un preso político del viejo Estado Burgués Terrateniente. A sus 14 años de edad, este joven secundario se define como revolucionario y mapuche y, señala que: “con las manifestaciones pacíficas no nos escuchan”. Esto nos revela su claro sentimiento y conciencia política sobre el estado de la lucha de clases hoy en Chile.
Pero justamente por esta razón es que hoy día Joao está preso, secuestrado por el Estado Burgués Terrateniente. El día 8 de agosto de este año fue tomado detenido por carabineros y llevado a los tribunales de justicia acusado de participar en la quema a un bus del Transantiago ese mismo día, durante una nueva jornada de marcha estudiantil.
Por su parte, la dirigencia oportunista de la Confech, encabezada por Gabriel Boric, sostuvo que todo tipo de violencia debe ser rechazada y que respecto a la quema de los buses del Transantiago dijo que: “Nos parece un acto irracional, del todo reprochable.” Y agregó: “Sr. Chadwick: No propugnamos la violencia como forma de presión. No sólo lo hemos dicho, hemos también arriesgado nuestra integridad física para impedirla” (declaración del 9 de agosto), asumiendo públicamente su labor de mantener la gobernabilidad, rindiéndole cuentas al vocero de gobierno.
También, Noam Titelman, actual presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, y Giorgio Jackson, su antecesor, rechazaron el uso de la violencia por parte de los estudiantes inmediatamente después de ocurrida la quema de los buses.
Sin embargo, sus declaraciones no se ajustan a la realidad de hoy. Cada vez la juventud popular está más dispuesta a combatir en la calle, a prender la barricada, a manifestarse y luchar por sus derechos ejerciendo la violencia revolucionaria, conociendo los costos de su actuar: represión policial, palizas, expulsiones, repitencia, abusos sexuales, etc.
La juventud popular tiene mayor disposición a la lucha, porque la miseria de educación que recibe no vale nada, porque si sus padres se enferman prefieren no ir al consultorio por la mala atención o por la larga espera o porque tendrá que pagar y no tiene, porque ve que el trabajo de sus padres es mal pagado, porque no tiene mayor perspectiva al salir del liceo. Por eso, la mejor perspectiva hoy día es seguir el camino histórico del pueblo,  sumándose a la lucha, a organizarse con sus pares, que es el único camino que ha permitido alcanzar y conquistar derechos para el pueblo.
Son miles los jóvenes que desbordan la legalidad en las movilizaciones estudiantiles. De hecho, cada vez son más. De ellos agarraron a Joao, pero podría haber sido cualquiera. Sin embargo, este viejo Estado Burgués Terrateniente busca apuntar su arma en contra de los más pobres, porque así opera la justicia burguesa, por eso eligieron a este joven, no porque tuvieran contundentes pruebas, pues las que aparecen son unos videos donde enmarcan en un círculo a una persona que “debemos” suponer es Joao. Pero la falta de pruebas en contra suya no fue obstáculo para que la Corte de Apelaciones de Santiago estableciera que debía quedar en prisión en un centro del Sename. Para él no existe la presunción de inocencia, sí para el barrista de la “U” que tras confesar haber matado a un barrista del Colo Colo fue dejado en libertad.
Cuando los líderes de barras bravas, que cumplen la función de comando de propaganda electoral, se agarran a balazos entre ellos o cuando las bandas de narcos se agarran en las poblaciones, la policía no los detiene sabiendo donde viven y donde venden. En estos casos,  como hay masas contra masas peleando entre ellas el Estado Burgués Terrateniente no interviene, pero cuando la violencia de las masas se ejerce contra sus opresores, ahí si hay problemas y el viejo Estado actúa. Cuánta impunidad hemos visto en casos donde ha quedado establecida claramente la responsabilidad de este viejo Estado por medio de sus ejecutores de la policía. Todos los pacos asesinos de jóvenes mapuche están libres. Millacura, el paco que mató al estudiante Manuel Gutiérrez el 25 de agosto del año pasado, también está libre. Esa es la justicia burguesa, de ella el pueblo pobre nada puede esperar.
Hoy día Joao lleva ya más de 2 meses como prisionero político de este viejo Estado. Como periódico El Pueblo, nos sumamos a  la Campaña en Defensa de la Libertad de Joao, por ser un joven popular, por pertenecer a los mejores hijos del pueblo, porque él es uno de los miles de jóvenes con ansias de luchar, porque es parte de las masas movilizadas y porque es necesario que como pueblo cada día vayamos comprendiendo mejor que sin la violencia revolucionaria ninguna de nuestras reivindicaciones podrá ser arrebatada a este viejo Estado ni menos defendida.
Creemos que la solidaridad de clase se expresa con hechos concretos, no sólo con palabras. Hacemos un llamado a todos aquellos que quieran solidarizar con Joao, a que nos envíen sus cartas de apoyo, que informen a sus compañeros del caso y que convoquen y participen en marchas o actos político culturales por la libertad de Joao.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor