Después de haber sido perseguido detenido y juzgado, bajo la  acusación de homicidio frustrado contra los pacos, el werken (vocero) de la Comunidad Tradicional de Temucuicui, Mijael Carbone, debió pasar a la clandestinidad frente a la inminente condena basada en un nuevo montaje del viejo Estado burgués-terrateniente.
En el tribunal de Angol, custodiado por 500 efectivos de las fuerzas represivas, de los que 300 estaban uniformados, se congregaron para reprimir a las masas que solidarizaban con Mijael Carbone acusado de disparar contra los pacos y de estar vinculado en la muerte del matrimonio latifundista Luchsinguer-McKay.
El montaje era tan burdo que  que los “testigos” se contradecían al relatar los hechos que inculpaban a Mijael Carbone. Frente al triste show, el fiscal antimapuche Luis Chamorro, desesperado empezó a gritarles a “testigos” y “peritos” (todos eran pacos).
Finalmente, Mijael Carbone salió absuelto, por unanimidad, de los cargos que le imputaban. Al terminar  el joven werken expresó:
En este momento solo puedo agradecer a quienes manifestaron su fe en mi inocencia, tanto desde otros países como en territorio mapuche, a los peñi y lamgen, a los chilenos que también me acogieron en sus casas y me dieron ánimo durante este difícil proceso, sabiendo que en este país no siempre la ley es la justicia“.
Mijael Carbone fue llevado a un juicio bajo pruebas falsas, quedando en evidencia el montaje. Pero la persecución continúa. De hecho a los presos políticos mapuche, en las últimas semanas se le suman el activista Emilio Berkhoff, el lonko Juan Ciriaco Millacheo, el lonko Jaime Huenchullán y la machi Millaray Huichalaf, entre otros.

¡Abajo el Estado burgués-terrateniente!
¡Libertad a todos los presos políticos!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor