La noche del 23 de febrero, desde cuatro puntos de Madrid partió la marcha que tuvo como lugar de encuentro la Plaza Neptuno, donde los manifestantes entonaron cantos contra las medidas antipopulares y los recortes por parte del gobierno.

La concentración terminó en enfrentamientos con la policía, quema de contenedores de basura y la detención de 45 manifestantes, acusados de desordenes públicos y agresión a la policía.

España, es dentro de Europa uno de los países más golpeados por la crisis imperialista, con altas tasas de desocupación y cada vez más recortes fiscales dan cuenta de ello.

La creciente pauperización y empobrecimiento de las masas no hacen más que acelerar la rebelión de las masas, que, no quieren más migajas, claman por el Poder. Corresponde a los sectores más avanzados ponerse a la cabeza de estas manifestaciones y enrumbarlas en rebeliones conscientes a la toma del Poder.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor