Martes 18 de marzo de 2014.

Hacia finales de 1860 la miseria de los obreros de Paris era insostenible: el freno del crecimiento económico, las repercusiones de las guerras en Italia, Crimea y México, una guerra sangrienta con Alemania, el cierre de fábricas, generó indignación contra las autoridades que daban prueba de incapacidad total. Todo esto empujo a la población de Paris a la revolución del 18 de Marzo de 1871. Quienes ya nada tenían que perder salvo sus cadenas, tomaron el cielo por asalto e instauraron el primer gobierno obrero en la Comuna de Paris. En su manifiesto explicaron: “los proletarios de Paris, cansados de engaños y traiciones, habían creído llegada la hora de salvar la situación tomando en sus manos la dirección de los negocios públicos; que los trabajadores habían comprendido que su deber imperioso y su deber absoluto era hacerse dueños de su propio destino, tomando las riendas del gobierno.”

Algunas medidas de la Comuna de Paris
ü Abolición del ejército, reemplazándolo por una Guardia Nacional, organización armada de pobladores.
ü La Comuna era dirigida por consejeros comunales reemplazables y que tenían como salario máximo el de un obrero calificado.
ü Educación gratuita y sin intervención de la iglesia.
ü Se congeló el precio de los arriendos
ü Las fábricas abandonadas fueron puestas a funcionar por los obreros. 
Sin embargo, los obreros no encarcelaron ni aplastaron a sus enemigos. Estos se reorganizaron pidieron ayuda a los burgueses de otros países y juntos reprimieron la Comuna de Paris. Los revolucionarios aprendieron entonces que además de conquistar el poder político, es necesario destruir el estado burgués, porque es un instrumento de dominación de las clases opresoras.  Y construir su propia estado al servicio de los obreros y el pueblo.
¡VIVAN LOS COMUNEROS DE PARIS! ¡A SEGUIR SU EJEMPLO DE LUCHA! 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor