12.06.2014

El día miércoles 10 de junio se convocó a una jornada de protestas en Santiago contra el alza del pasaje del Transantiago. El llamado fue a marchar en la Plaza Los Héroes, y a realizar caceroleos y manifestaciones a las afueras de todas las estaciones de metro. Los convocantes denunciaron que  cuando comenzó el Transantiago el valor del pasaje era de $380, hoy vamos en $690, $1.380 diarios, $41.400 al mes, equivalente al 20% del salario mínimo chileno.  Así es, los monopolios nos arrancan nuestro escuálido salario. 

 Lo que se inició como una informal convocatoria vía internet, fue teniendo adherentes prontamente. Cerca de 400 personas llegaron a la Alameda, algunos con pancartas, lienzos y banderas; todos con disposición a la combatividad. Sin embargo, no había un plan de lucha establecido previamente, no se sabía bien qué hacer, pero había ánimo de lucha.


Los jóvenes del Frente Estudiantil Revolucionario y Popular FERP, bandera en mano, y apelados por la masa, decidieron dirigir el combate callejero, y se pusieron a la cabeza de la movilización. Rápidamente tantearon ánimos y disposiciones, conversaron con uno y otro grupo de manifestantes y dieron inicio a la lucha. Luego de arengar al conjunto de los asistentes a desarrollar lucha combativa y tras denunciar el caduco y viejo Estado y su política hambreadora, se llama a que la marcha irrumpa en la Alameda, cortando el tránsito y gritando consignas contra las alzas. Los compañeros y compañeras muy decididos avanzan con paso firme y se enfrentan a la policía.

Carabineros dispersa, la masa vuelve a agruparse, ¿qué hacer? Se arenga a evadir el pasaje. La protesta ingresa gritando y corriendo al metro Los Héroes  ¡¡¡¡¡Evadir, no pagar, otra forma de luchar!!!!
En nuestro país la lucha contra las alzas del pasaje tiene una larga y combativa tradición de lucha, la huelga de la chaucha de 1945, las protestas desatadas en 1957, las múltiples protestas espontáneas que se desatan contra el Transantiago. Vemos en la lucha espontánea el germen de la lucha consciente. Vemos entonces la importancia de la tarea de los activistas revolucionarios, capaces de dirigir la lucha combativa a formas cada vez más altas y conscientes de combate contra nuestros principales enemigos.
Saludamos a la masa combativa y dispuesta a la lucha.
Saludamos a los activistas y su disposición a dirigir el combate callejero.
ABAJO EL VIEJO ESTADO, VIVA LA REVOLUCIÓN

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor