EP conversó con dirigentes secundarios del Liceo Andrés Bello de San Miguel
Asamblea General de Estudiantes

¿Por qué se tomaron su Liceo?

Las movilizaciones se deben a la contingencia nacional, a la muerte de los 2 compañeros y en rechazo a la cuenta pública. Sabíamos que los anuncios serían lo mismo de siempre, es decir profundizar la educación que tenemos, pero principalmente es en repudio a la muerte de los estudiantes de la marcha del 14 de mayo.
¿Cómo se organizaron?
Tuvimos varias instancias para reflexionar y concientizar respecto de lo que pasó en Valparaíso, como paso y la importancia de solidarizar.
La semana pasada hicimos una velatón, hicimos un campanazo, que es un momento en el recreo en que tocamos la campana y todos los estudiantes se acercan, decimos unas palabras e iniciamos la velatón.
Esta semana había una convocatoria a marcha secundaria y universitaria y el miércoles había un llamado a paro secundario, en ese momento teníamos un CODECU, donde se planteo que hiciéramos una Asamblea General y un Paro Reflexivo ese mismo día.
Hicimos la Asamblea General y el Paro, la asamblea cumplía la función de presionar para exigir la Jornada de Reflexión, porque de otra forma no la podíamos conseguir ese mismo día.
Después de esa jornada reflexiva tuvimos la Asamblea para las conclusiones y sacar síntesis de lo que hablamos, y hacer acciones. Entonces en esa asamblea los estudiantes comentaron lo que hablaron en sus cursos y después definimos que hacer, teníamos dos opciones, primero salir a marchar fuera del Liceo en ese mismo instante y segundo tomarnos el liceo, porque lo habían cerrado con candado. En ese momento decidimos que iba a ser difícil salir, así que tomamos la otra opción que era la toma por tres días, miércoles jueves y hasta el viernes en la tarde. Es una toma no por demandas internas, no cumple la función de presionar para las demandas internas hacia la corporación, es simbólica para demostrar que estamos ahí concientizando, estamos luchando independiente que sea feriado o fin de semana.

¡Al final nos tomamos el liceo y salimos a marchar!, porque teníamos harta fuerza, los estudiantes tenían la disposición a salir, entonces salimos a marchar unos 300 estudiantes, fuimos en dirección al centro, llegamos hasta Ñuble más o menos, el objetivo era pasar por liceos aledaños, motivando, tirando consignas. Llegando a Ñuble nos detuvieron fuerzas especiales, como era la primera marcha de un gran número de compañeros, decidimos reagruparnos y marchar de regreso al liceo, lo decidimos así, porque ya habíamos cumplido el objetivo de marchar frente a los liceos aledaños y debíamos ir a resguardar la toma.

¿Qué le dirías a un secundario que desea luchar pero aún en su colegio no se logra organizar el movimiento estudiantil?

Lo principal es que la lucha es la que nos educa, lo que yo le diría a un secundario que todavía no tiene formas de organizarse ni a los compañeros informados, es que se comiencen a movilizar de a poco, porque en realidad no es un proceso que es de la noche a la mañana. Es un proceso que cuesta tiempo, hay liceos que tienen tradición, pero no todos, la lucha siempre nos educa y empezarse a movilizar de a poco, con compañeros de cursos, con conocidos siempre es bueno, lo que nunca se debe hacer es quedarse parado haciendo nada, siempre hay que movilizarse y de ahí ir ganando más espacios, porque se ganan con lucha esos espacios, lo que nosotros tenemos ahora lo ganamos con lucha, entonces eso hay que empezar a hacerlo siempre.
Ustedes tuvieron un momento de alta persecución como dirección y movimiento estudiantil ¿Cómo lo revirtieron?
Si, el año pasado se quería expulsar al centro de estudiantes – acusados de guardar en la oficina del Centro de Estudiantes más de una docena de bombas molotov-, se nos acusó sin ninguna prueba, dirección y todo el Consejo de Profesores determino nuestra expulsión. Para enfrentar esta situación nosotros principalmente lo que hicimos fue movilizarnos, intentando hacer Asambleas, cuestión que era difícil porque estábamos super reprimidos, y en el momento en que ya no podíamos hacer lo que ya sabíamos hacer, que eran asambleas, y llamados generales a movilizarnos, empezamos a hacer llamados de a poco y por debajo. Se hicieron rayados, lienzos, se pegaron carteles, cuidando que nadie viera quien los colocaba. Lo principal es que nosotros pudimos revertir esa situación de persecución movilizando a nuestros propios compañeros.
En un Comunicado Público del día de hoy expresan: “se ha demostrado la consecuencia y resolución de los estudiantes movilizados, ya que a pesar de ser una fecha de descanso, la asistencia fue alta y el liceo se entregó en perfectas condiciones de orden, limpieza y sin daños.
Saludamos a todos los apoderados, vecinos, ex-alumnos y externos que solidarizaron con la causa entregando apoyo de distintas formas, y hacemos un gran saludo al estudiantado, por su conciencia y combatividad que en estos días quedó demostrada.
¡RESISTIR Y COMBATIR ES DEBER ESTUDIANTIL!

 

¡LA REVOLUCIÓN ES EL ÚNICO CAMINO!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor