Este año, la llamada Cumbre del G-7 se llevó a cabo en Alemania, potencia imperialista que busca ganar terreno en la lucha contra las superpotencias de USA y Rusia por el control de las colonias y semicolonias. El G7 precisamente es una reunión imperialista con exclusión de Rusia y China.
El gobierno alemán desde un principio hizo todo para frenar las protestas de las masas contra la cumbre de rapiñas. 20.000 policías fueron desplegados en toda Alemania no pudieron frenar el repudio que en la calle expresaron las masas, especialmente la juventud popular, desde el 5 de junio, con la primera protesta que reunió  a 500 personas. 


El 6 de junio, una nueva protesta reunió  a 7.500 manifestantes que se enfrentaron con la policía, dejando un saldo de 60 heridos

El 7 de junio, hubo más acciones de protesta, no sólo contra el gobierno alemán, sino que contra todas las potencias imperialistas que oprimen al pueblo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor