Banco HSBC abandona Brasil y Turquía, lo que llevará un recorte de 50 mil trabajadores para el 2017.
10.06-2015. El capitalismo está viviendo su fase superior, la cual tiene como característica principal ser  monopólica. A esta fase histórica en la que nos encontramos se le llama Imperialismo. Este sistema está en crisis, en descomposición y actúa de forma parasitaría sobre los pueblos oprimidos. Los bancos son  fieles lacayos de este sistema en podredumbre. Van arrasando con su competencia, amarrando a otros sectores de la economía y a la misma gente con relaciones pre-capitalistas como lo es la usura. Los bancos no venden un producto físico o mercancía determinada, sino que ofrecen el acceso a una cantidad de dinero, la cual no puedes obtener de manera directa a cambio de una valorización de la certidumbre expresada en intereses. Mientras más monopólica sea la relación entre el banco y un pueblo necesitado, mayor será el aprovechamiento del capital  financiero frente a las amplias masas.
Esto se enmarca en el contexto del anuncio del banco británico HSBC, el cual informó que se retirará de Brasil y Turquía, por motivos de estratégicos de “competencia”, donde habrá una inversión cercana a los US $4500 millones proyectado a los siguientes dos años en la reestructuración relocalización en otros países, apuntando principalmente a Asia. Esto como consecuencia directa, tendrá un efecto directo en el desempleo, recortando un monto cercano a los 50 mil empleados ligados a la firma. Como se puede extraer directamente, las decisiones de la conveniencia de la inversión del capital y sus crisis o su insostenible continuidad en ciertas economías semicoloniales en las que están agudizándose las contradicciones (cubiertas como inestabilidad política o económica). En la actualidad, en esta nueva fase de repartición del mundo, el sudeste asiático y China aparecen como mercados muy atractivos para la inversión directa extranjera o la localización de filiales o empresas hijas, nietas de los monopolios, en este sistema de participación del que habla Lenin. Es justamente la actividad financiera la que actúa con mayor rapidez en la captación de las señales para la redistribución de sus capitales a lo largo y ancho del mundo. Las cuales donde vean la oportunidad, van a actuar sin amparo para el desarrollo de empleos de sus trabajadores, si es que tienen que emigrar. Pero si el viejo Estado tiene que tirar un salvavidas con paquetes económicos si es que el sistema sufre crisis, sin ir más lejos, el 2008 fue un claro ejemplo de esto, donde el Imperialismo Yanki tuvo que aprobar en el senado un paquete de miles de millones de dólares para que no quebraran los bancos.
Finalmente, todos los intereses quedan reflejados en una cita de Stuart Gulliver, director de la entidad “Estoy convencido de que nuestros actos nos permitirán capturar las esperadas oportunidades de crecimiento futuro y ofrecer más valor a nuestros accionistas” (Diario Estrategia, 2015). Sólo eso les interesa.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor