Al analizar la trayectoria de Patricio Aylwin nos daremos cuenta que tiene un amplio prontuario contra el pueblo de Chile. Fue un sirviente ejemplar de los intereses imperialistas, supo apoyarlos ya sea con rostro de demócrata o de fascista, pero el fondo siempre el mismo.

Sus orígenes en la Política. La Falange Nacional

En 1945 ingresó a la Falange Nacional. En 1949, se integró a su mesa directiva y la presidió entre 1950 y 1951. La Falange fue un partido político que surgió a partir del rompimiento de la juventud que militaba en el Partido Conservador con dicho partido. Prontamente este nuevo grupo se estructuró como una organización militarizada, siguiendo el ejemplo del fascismo. Uno de sus fundadores Manuel Garretón al regresar de un viaje por Europa habló de Mussollini como “un gigante” y del fascismo como “el más interesante sistema para estudiar, el mayor intento de remediar los males del régimen democrático liberal”. El nombre Falange lo toman de la organización fascista española de los años 30, cuna política del dictador fascista español, Francisco Franco. Asimismo, la falange siempre jugo al camaleón, tratando de ocultar sus más rancios intereses de clases, en los 24 puntos de su programa se planteó critica al fascismo y al marxismo. Este sello continuo en la nueva organización que fundarían, tratando de ocultar su carácter patronal y de gran burguesía, tras autodefinirse como “el centro” o si la lucha de clases lo ameritaba “la centro-izquierda”.

La Democracia Cristiana

El 28 de julio de 1957, Aylwin participó en la fundación del Partido Demócrata Cristiano. Al año siguiente, fue electo su presidente, cargo que mantuvo hasta 1960. Fue 7 veces presidente de la DC.

La vocación fascista de la DC, como dijimos proviene desde sus orígenes, Eduardo Frei Montalva, fue un reconocido franquista y muy cercano a Aylwin. Antes de la fundación de la DC en 1955, un diputado falangista expresaba la unidad que sentían con la política yanqui anticomunista. En 1961, el gobierno de Kennedy, junto con la CIA y el Departamento de Estado, armaron un equipo para intervenir en el proceso electoral, apuntalando al candidato Frei Montalva. En 1962 el PDC recibía de los servicios secretos norteamericanos 50.000 dólares, según ha quedado develado.

Posteriormente, cuando Frei Montalva proclama la “Revolución en Libertad” en su candidatura presidencial a las elecciones de 1964, basa su programa de gobierno en el plan imperialista yanqui dirigido por Kennedy “la Alianza para el progreso”, plan que es la reacción del imperialismo frente al ascenso de las luchas de liberación nacional y en particular a la Revolución Cubana. De allí el ávido interés del imperialismo en financiarlo. Frei Montalva fue electo gracias a los 3 millones de dólares que el gobierno estadounidense aportó a su campaña, según constó en documentos desclasificados por la CIA en junio del año 2000.

Años más tarde en 1973, tras el Golpe Fascista, en una carta de 23 páginas enviada a Mariano Rumor, Presidente mundial de la Democracia Cristiana se lee lo que sigue: “A nuestro juicio, la responsabilidad íntegra de esta situación y, lo decimos sin eufemismo alguno, corresponde al régimen de la Unidad Popular instaurado en el país; las Fuerzas Armadas, estamos convencidos, no actuaron por ambición, más aún, se resistieron largamente a hacerlo, su fracaso sería el fracaso del país”.

No está de más recordar el papel que Aylwin y Frei hijo desempeñaron días después del Golpe, el primero celebrando la ‘intervención militar’ en los canales de televisión y el segundo asistiendo al Te Deum del 18 de septiembre, en medio de los saqueos, pillaje, tortura y asesinato a las masas populares. Muchos militantes DC asumieron cargos en lo que se llamó: ” el gobierno de reconstrucción nacional”, como Juan Villarzú y algunos con mayor sinceridad, como Juan de Dios Carmona, abandonaron el PDC y se pasaron a las filas del gobierno Fascista de Pinochet. Actuando tal como dice la canción: “eres demócrata cristiano, eres un gusano”.

La Democracia Cristiana no tiene en realidad ninguna vocación democrática, hay períodos históricos en que les sirven las formas demo-liberales y otros en que a gusto exigen formas fascistas, todo por conseguir su objetivo de ser mejores lacayos del imperialismo norteamericano, los latifundistas y la Gran Burguesía. Por ejemplo, los Walker latifundistas y con inversiones inmobiliarias y los Pérez Yoma, latifundista que roba agua a las masas en Petorca, que deben abastecerse con camiones aljibe. Los Pizarro inmobiliarias e involucrados en los casos de corrupción por SQM.

En relación al llamado período de transición, algunos pretenden traficar el papel de las masas, señalando que fueron las elecciones, las que derrotaron a Pinochet, lo cierto es que la rebelión del pueblo expresado en las protestas populares de los ‘80, desestabilizó a la Junta Militar Fascista. Sin embargo, ante la ausencia de dirección revolucionaria, ese caudal fue desviado hacia las elecciones, para frenar la lucha y embaucar con la pretendida alegría que nunca llego, arcoíris que se cae a pedazos cada vez más. Además la llamada “transición” fue dirigida por el imperialismo norteamericano, con presencia de militares yanqui incluida, pues Pinochet, ya no le aseguraba “gobernabilidad”, es decir control de la lucha de clases. Fue sólo un cambio de gobierno, la Dictadura de clases, que está desde del origen de la construcción del Estado en nuestro país, nunca acabo y cada vez se va conociendo mejor su rostro más monstruoso. Monopolios, saqueo, represión, miseria para el pueblo y un sistema económico decadente, el capitalismo burocrático, completan el cuadro.

Las «obras» del gobierno de Aylwin

Como se ha consignado en algunos medios de prensa popular, algunas de las “gloriosas” obras del gobierno de Aylwin son:

Usar la ley de Seguridad Interior del Estado contra 144 militantes del Consejo de Todas las Tierras y perseguir el uso de la bandera mapuche que hoy conocemos.

Con lágrimas de cocodrilo pidió perdón por los atropellos a los Derechos Humanos, en la Dictadura fascista que el apuntalo y creó la Comisión Retting, buscando acallar con ello la lucha de los familiares exigiendo justicia. Tal como diría en su célebre frase: “justicia en la medida de lo posible”.

Creación de La Oficina, organismo del Ministerio del Interior, cuyo objetivo era exterminar a los opositores políticos, que en ese momento validaban la violencia popular, para oponerse a una transición que se sabía no traía verdaderos beneficios para el pueblo.

El listado de militantes de izquierda asesinados durante el gobierno de Patricio Aylwin

Citas de Aylwin

“entre una dictadura marxista y una dictadura de nuestros militares, yo elegiría la segunda».

Sobre Pinochet dijo que representaba, “por una parte, orden, seguridad, respeto, autoridad. Y, por otra, una economía de mercado que iba a permitir la prosperidad del país. Esos fueron los dos factores definitorios, y por eso Pinochet fue popular. Era un dictador, pero popular”

En conclusión

Patricio Aylwin no es un traidor, al menos no hacia el pueblo, supo moverse entre las pugnas propias que tiene la burguesía. Aylwin perteneció al sector más recalcitrante de su partido. Por ejemplo, en marzo de 1998 se opuso a un grupo de diputados DC, que presentaron una acusación constitucional en contra de Pinochet, primero vota a favor, luego en contra, se dice que era hábil en dar volteretas.

Si bien aquí no tratamos su camino de enriquecimiento, podemos comentar como ejemplo, que su hija, Mariana Aylwin ha acumulado tremendas ganancias con la necesidad de educación, sobretodo del pueblo más pobre, en su Corporación Belén Educa, conocida por los profesores, como Belén Estruja, por el trato que tiene hacia los docentes. Marian Aylwin es una férrea opositora a la Gratuidad.

¿Y por qué el gobierno y la prensa burguesa lo levantan como “demócrata”?

Para maquillar el verdadero rostro dictatorial del viejo Estado. Deben intentar justificar su acción en la historia reciente, llena de usura, ambición y de las motivaciones más viles y mezquinas.

Hoy la Agenda Corta anti delincuencia, que en realidad es anti-pueblo y busca frenar el derecho a rebelarse, nos muestra a quienes sirven. La militarización creciente del sur de Chile que busca aplastar la lucha mapuche nos muestra su más grotesco y podrido rostro.

Este fue Aylwin, el líder de un viejo Estado decadente que patalea y da sus últimos jadeos históricos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor