Publicamos noticia enviada por estudiantes de derecho:

«La Facultad de Derecho de la Universidad de Chile se encuentra en toma desde el 28 de abril, demandando la reincorporación total de los compañeros eliminados y la flexibilización de las causales de eliminación.

En toda la universidad de Chile existen causales de eliminación que se especifican por cada facultad. Actualmente algunas de estas causales son repetir más de dos veces un ramo, repetir más de 60 créditos durante la carrera (equivalentes a diez ramos obligatorios) o exceder en más de ocho años la duración del pregrado. Cada año se expulsa un porcentaje de estudiantes por estas causales de eliminación, pudiendo ellos apelar para reintegrarse.

En general los estudiantes que caen en estas causales son los más empobrecidos, los que provienen de liceos municipales más precarizados, quienes tienen que mantener una familia, quienes tienen que trabajar para pagarse los estudios o tienen alguna discapacidad física o psicológica. Ni la Facultad ni la Universidad se encargan de hacer un programa de acompañamiento efectivo para ayudar a los compañeros que tengan mayores problemas.

Los eliminados son un ejemplo de la educación burocrática que recibimos, en una universidad que se jacta de ser inclusiva e incorporar estudiantes vulnerables para la estadística, pero que en la práctica no le interesa educar a los más pobres, ya que no se hace cargo de suplir las necesidades de ellos. Además esta lucha ya se dio el año pasado por las profundas irregularidades del proceso, comprometiéndose decanato a revisar la situación y modificar los procedimientos, cuestión que terminó incluso peor este año, con compañeros que cuando ya se habían iniciado las pruebas de departamento, no sabían si sus apelaciones serían aceptadas o no (procedimiento al que tiene derecho todos estos estudiantes que caen en causal de eliminación para justificar sus problemas académicos, en el que decanato decide si se mantiene o se expulsa al estudiante) encontrándose con un pie adentro y un pie afuera de la universidad.

Como si fuera poco, estos estudiantes quedan con deudas millonarias por los cuatro millones anuales que cobra la universidad («pública»). Este es el costo del sueño de estudiar en la educación superior para los más pobres.

Es por esto que luchamos por la reincorporación total de los compañeros. La toma surgió luego de una semana de paro, en la que logramos la reincorporación de 16 compañeros, quedando 5 por reincorporar. En el transcurso de la semana se ha reincorporado uno más.

La toma se ha desarrollado con ímpetu y la moral en alto de cada compañero, impulsando tanto luchas locales como nacionales y en apoyo a otros sectores del pueblo en lucha. Así esperamos conquistar nuestras demandas con la única forma que tiene el pueblo, la organización, unidad y lucha.

Saludos fraternos al periódico El Pueblo y a todas las luchas estudiantiles y de nuestro pueblo en general.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor