El día 29 de septiembre murió Shimón Peres, quien fuera dos veces primer ministro y presidente israelí. El imperialismo y sus aparatos de propaganda lo han levantado como un “hombre de paz”, mientras el pueblo palestino denuncia que este es uno de los mayores criminales en el genocidio contra los palestinos y otros pueblos árabes (Egipto, Líbano, Siria, Jordania). Disfrazando su política de exterminio, chovinista y pro-imperialista como si fuera de izquierda, fue miembro líder del Partido de los Trabajadores de la Tierra de Israel y del Partido Laborista Israelí (partidos que se dicen socialistas y sionistas). Es uno de los últimos funcionarios restantes que fundaron la ocupación israelita en territorios palestinos, mientras que su muerte impune ha levantado una amplia ira en Cisjordania y Jerusalén.

Shimón emigró de Polonia a Palestina en 1934, impulsando y defendiendo los primeros asentamientos colonos en la ocupación de Cisjordania. Como sionista, se unió a la organización paramilitar Haganá en 1947, promoviendo la adquisición y aprovisionamiento de armas para expandir la invasión. Bajo apoyo del imperialismo estadounidense, estuvo a cargo y ligado directamente al Ministerio de Defensa israelí entre 1952-1965, alentando y preparando las condiciones para la Nakba (“catástrofe”) Palestina, lo que significó la fundación del Estado de Israel en Cisjordania y Jerusalén Este.

También apoyó férreamente el bloqueo a la Franja de Gaza y tres operaciones militares en Palestina. Sumando crímenes a su larga lista, el 18 de abril de 1996 ordenó a las fuerzas armadas israelíes que bombardearan un campo de refugiados de la ONU en Qana (sur del Líbano). Allí murieron 102 civiles refugiados, de los cuales el 50% eran niños y fueron heridos 116. Supuestamente, este cobarde ataque fue para combatir al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), pero de estos “errores” militares ya han aprendido bastante los pueblos del mundo, pues los jefes imperialistas de Israel también los realizan frecuentemente.

Coronando su brillante actuación en la defensa de los intereses imperialistas, en 1994 recibió el Premio Nobel de la Paz junto a Yasser Arafat (de la Organización para la Liberación de Palestina) e Isaac Rabin. Esta condecoración fue entregada a los 3 compinches que participaron en los Acuerdos de Oslo el año 1993, lo que no ha sido otra cosa que un gran respiro para el Estado de Israel y un gran retroceso para el pueblo, pues ha sido un impulso a ocupar nuevos territorios y profundizar el establecimiento de asentamientos israelíes en Palestina. Así, frente a tales hechos, el pueblo palestino se encuentra ante un verdadero Aylwin de Israel, pues Shimon Peres es retratado como héroe de paz, cuando sus negros intereses y acciones salen a la luz con las protestas populares.

Tras su muerte, el presidente yanqui Barack Obama –quien ha bombardeado 7 países oprimidos en menos de 6 años, también Premio Nobel de la Paz-, declaró que: “Hay pocas personas con las que compartimos este mundo que cambian el curso de la historia, y mi amigo Shimón fue una de ellas. Un hombre que jamás renunció a creer en la paz con sus vecinos”. Y es que, cuando los imperialistas hablan de paz, de lo que verdaderamente hablan es de la paz de cementerios, montada sobre centenas de miles de muertes, torturas, atropellos y heridos de las naciones oprimidas.

15381747_xl.jpg

Por su parte, el presidente palestino Mahmud Abás, asistió al funeral de Shimón en medio de duras críticas por parte del pueblo palestino, quienes han hecho notar que el gobierno y el pueblo van por caminos separados. Varias organizaciones han declarado que esta es una verdadera puñalada por la espalda a la resistencia palestina, por lo que han llamado a alzar fotos de mártires árabes para expresar la rabia frente al oportunismo de Abás. A su vez, también se ha realizado una convocatoria al “Día de la Ira”, para conmemorar el primer aniversario de la tercera intifada (levantamiento), comenzada en octubre del 2015 en Cisjordania y Jerusalén tras décadas de ocupación israelí. Sólo entre 2015-2016 han muerto 245 palestinos a manos de las fuerzas armadas de Israel.

Desde Chile saludamos calurosamente la lucha de liberación nacional de Palestina y otros pueblos árabes que se oponen a la ocupación imperialista, tanto de EE.UU. como de otras potencias agresoras e invasoras.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor