Agradecemos al autor del dibujo de portada, Fiestoforo.

En el marco de la investigación por maltratos y por las muertes masivas que el gobierno ha intentado ocultar, salió a la luz la existencia de al menos cuatro redes de prostitución infantil, la que explota sexualmente a internos y ex residentes de la cárcel infantil llamada SENAME (Servicio Nacional de Menores).

La red de prostitución infantil con mayor número de niños (al menos 20) está liderada por una familia que vive en una casa al sur de la capital. Su estrategia es reunir a menores que padecen trastornos psicológicos o conductuales, sufren de abandono y presentan consumo problemático de alcohol o drogas, a quienes les ofrecen drogas y luego agreden sexualmente, obligándoles a prostituirse.

Es decir, el viejo Estado encierra a los niños más pobres y en peores condiciones para hacerles vivir un infierno. A los abusos al interior de los centros, las agresiones constantes y las muertes masivas de niños -inclusive en menores de 5 años-, ahora sale a la luz el podrido negocio que esconden estas cáceles infantiles. Queda nuevamente en evidencia que este viejo Estado no tiene nada que ofrecer a los niños y jóvenes más que cárcel, drogas y muerte.

El gobierno, que tiene a cargo el SENAME y por tanto, es responsable de lo que ocurre con los niños que ahí reúne, no ha podido negar la situación en la que sume a los niños más pobres y queriendo tapar el sol con un dedo, ha salido con el absurdo de que ingresará seis Proyectos de Ley al Congreso, como si eso cambiara algo. Al contrario, las leyes que dictan estos gobiernos, sólo buscan legalizar la opresión y la explotación, en este caso, la opresión y la explotación de los niños más pobres de nuestro país.

Por otro lado, el SENAME actúa como centro de reclusión política. Menores detenidos por participar en las protestas son castigados con el encierro y el aislamiento de sus familias y amigos. Son varias las denuncias de comuneros mapuche que, al ser allanadas las comunidades, los pacos de Fuerzas Especiales amenazan a las familias mapuche con que les quitarán a sus hijos y serán entregados al SENAME. Ellos utilizan estos amedrentamientos porque saben que niños y jóvenes sufrirán ahí los vejámenes amparados por el Estado.

Esta indignante situación es parte de la podredumbre del Estado burgués-terrateniente, el que debe ser barrido para construir sobre sus ruinas una nueva sociedad, donde construyamos dignidad para nuestros niños, jóvenes, trabajadores y ancianos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor