Continuamos la semana de conmemoración por la fundación del Partido Comunista de Chile, hito de la clase obrera nacional sucedido el 2 de enero de 1922 (hace 95 años), con la posición sobre la mujer que tenía Luis Emilio Recabarren. En este artículo, enviado por una colaboradora, se exponen citas de publicaciones de 1905 y 1907, años en que ya se desarrollaba la posición marxista de Recabarren, antes de la fundación del PC.

El actual Partido “Comunista” no ve diferencias entre el Partido Obrero Socialista (POS) -primer partido obrero fundado por Recabarren- y el Partido Comunista de Chile, sección de la Internacional Comunista. Por ello, no conmemoran la fecha de su fundación, sino que la del POS (4 de junio de 1912). Así, intentan ocultar a las masas populares el hondo significado de lo necesario que es un partido proletario marxista-leninista, hoy marxista-leninista-maoísta, para llevar a cabo la revolución que libere las cadenas a las masas trabajadoras. Cadenas de acero que, con la unidad del pueblo y bajo una auténtica dirección proletaria, saltarán como el barro.

El artículo a continuación:

LUIS EMILIO RECABARREN Y EL ROL DE LA MUJER EN L A LUCHA

“Hoy en día, la situación de la mujer está cada vez más presente en las luchas del pueblo.

Hacia 1907, Luis Emilio Recabarren, guía del proletariado chileno, desarrolló las ideas más avanzadas sobre el rol de la mujer y las tareas de la revolución. Los problemas en torno a la situación de la mujer tienen un doble carácter: oprimida por su condición de clase y oprimida por su sexo.

“Los que nos damos el título de socialistas, los que luchamos por la libertad de los oprimidos, esclavos, debemos tomar en cuenta que la mujer tiene una doble esclavitud, de manera que nuestros esfuerzos deben ir también a libertar a la mujer de ese cautiverio.

Respeto a la mujer.

Quien ame el progreso, quien ame la cultura y la moral debe respetar a la mujer.

No miremos a la mujer como un objeto conquistable, o como juguete de nuestras pasiones. Miremos a la mujer, la mitad de nuestra vida, la compañera leal en la desgracia o en el placer.

Respetemos a la mujer”.

EL PROLETARIO, Tocopilla, 23 de mayo de 1905.

teresa_flores.jpg
Teresa Flores, comunista fundadora del PCChile en 1922, primera mujer en el Consejo Ejecutivo de la Federación Obrera de Chile y esposa de Luis Emilio Recabarren

Es claro que ya en esos años las mujeres del pueblo vivían las mismas penurias y opresiones que hoy. Aun cargamos el peso de ser consideradas inferiores o incapaces de luchar o tomar posición codo a codo con el hombre y tenemos el deber diario de enfrentarlo. Luis Emilio Recabarren ya lo entendía muy bien.

“Triste es la escena diaria a que asiste la mujer, en sus pensamientos íntimos; cuando al amanecer el frio de invierno, ella debe abandonar sin voluntad propia las ternuras de su tibio lecho, o separarse del regazo cariñoso de la madre enferma para ir a gastar sus escasas fuerzas en el trabajo brutal del día que le ha de dar el mísero jornal para mitigar apenas sus miserias…”

LA DEFENSA (Coronel, Lota), 26 de mayo de 1907.

Sin embargo, es esta doble esclavitud lo que a la mujer la arma de valentía. Pese a que mucho describe la dura vida del pueblo, Recabarren enfatiza que las respuestas de la liberación están en la organización y la lucha. Como hormigas obreras hay que hacer saltar las pesadas vigas con que nos oprime el capitalismo.  Recabarren dice: “Siempre se trabaja por evitar que las mujeres tomen participación empeñosa en la lucha por el mejoramiento obrero. Pero hoy la mujer debe convencerse que debe luchar tan activamente como el hombre para conquistar el bienestar.

Las lecciones que nos ha entregado el líder del proletariado chileno abren un camino luminoso hacia la emancipación del pueblo. Las mujeres deben luchar: “Venid al lado del hombre, como hermana en la lucha, a batallar para hacer hermosa y alegre la vida humana.” Así, el rol de la mujer es fundamental para destruir el Viejo Estado actual e iniciar un nuevo futuro para el pueblo. Debemos tomar esta brillante perspectiva que nos entrega Luis Emilio Recabarren con respecto a la situación de la mujer, porque sin ella, no hay Revolución posible.

“[…] cualesquiera que sean las dificultades, deben subsanarse y realizar la obra de la organización femenina, como un medio de evitar ese suicidio lento de la juventud, asfixiándose en un trabajo vestal, digna por cierto de una suerte mejor. Como un medio de cooperar a practicar esa obra, se hace indispensable fundar una publicación exclusivamente femenina, que se hagan llegar a toda parte donde haya mujeres que trabajen, cualesquiera sean las condiciones de sus labores y su vida.

Esto no es obra imposible. Una publicación mensual o quincenal tendría mayor apoyo bastante para vivir. Es cuestión solo de un poco de mayor voluntad y dedicación”.

LA DEFENSA (Coronel, Lota), 26 de mayo de 1907.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor