“La Revolución Cultural es de trascendencia universal. Los problemas que ha solucionado no son sólo propios de China, sino del movimiento obrero contemporáneo. La Revolución Cultural constituye un reto general a la concepción burguesa de la vida, a las sociedades llamadas de consumo, al culto del dinero, al elitismo y al individualismo. Nos muestra que el resurgimiento del poder burgués en la URSS no es una fatalidad para los demás países socialistas y que los valores exaltados por el occidente capitalista son históricamente relativos y sobrepasables.

Aporta, pues, una contribución capital a la transformación del mundo moderno, pero suscita por lo mismo una oposición vigorosa. De hecho, dejando de lado la Revolución de Octubre, ningún acontecimiento histórico ha sido tan denigrado”.

Prefacio de Jean Daubier a su libro Historia de la Revolución Cultural Proletaria en China.

WP_20160406_025

Este 16 de mayo conmemoramos un año más del inicio de la Gran Revolución Cultural Proletaria llevada a cabo en China. La GRCP fue la mayor lucha política e ideológica de las masas en la infatigable búsqueda de los pobres por resolver las contradicciones entre las diversas clases sociales, impulsando la transformación de la vieja concepción del mundo por una conciencia comunista.

El Partido Comunista de China, bajo la dirección de Mao Tse Tung, convocó a las amplias masas a denunciar a los dirigentes que dentro del gobierno y del propio partido, conspiraban contra el pueblo para restaurar el capitalismo. 

Y las masas populares respondieron, tomando una vez más el cielo por asalto…

Ponemos a disposición nuestro folleto haciendo click aquí: GRCP

PRÓLOGO

La verdad tiene carácter de clase. La verdad está del lado del proletariado y el pueblo. Por ello, pensamos que es imprescindible sacar lecciones del motor de la historia: la lucha de clases. Esta es una manera de impulsar las luchas del pueblo en el camino por su emancipación y, sobre todo, contribuir a su sector más avanzado, el movimiento revolucionario y democrático. Desde esta tarea, Periódico El Pueblo se suma a las numerosas conmemoraciones que este año se llevan a cabo a nivel mundial, saludando los 50 años de la Revolución Cultural China.

¿Y por qué conmemorarla?

La Gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP) es la más grande y rica experiencia del Movimiento Comunista Internacional. Todos los progresistas, demócratas y revolucionarios que ansíen la libertad del pueblo deben conocerla, estudiarla y extraer sus principales lecciones. Como señala la cita del historiador francés J. Daubier, no es de extrañarnos la odiosidad hacia este movimiento por parte de la prensa monopólica y pro-imperialista. Aparatos de propaganda y máquinas de falseadores cuyo objetivo es anular el conocimiento de importantes procesos revolucionarios y, en última instancia, sembrar la vacilación y desconfianza respecto al inevitable triunfo de los oprimidos de este mundo.

1 d4EMDoHZLbxJrjKCoWidzg

¿Significa esto que la GRCP estuvo exenta de dificultades? Señalar algo así sería ir en contra del espíritu de la propia Revolución Cultural y de la concepción dialéctica materialista que defendió, la que en lo fundamental concibe a la materia en constante movimiento. Todo proceso histórico se desarrolla como lucha entre las posiciones avanzadas y las posiciones atrasadas, lucha que en el caso de la GRCP logró retrasar la restauración del capitalismo en China. Y lo logró por 10 años, pero no sólo eso, sino que también desarrolló un método para combatir el plan de restauración con que la burguesía en todo proceso revolucionario tratará de retomar el poder: La Revolución Cultural fue “el medio de movilizar a las amplias masas de manera abierta, en todos los terrenos y de abajo arriba para exponer nuestro lado oscuro”. (IX Congreso del Partido Comunista de China, 1969).

revolucion-cultural-china.jpg

Es decir, resolver los problemas más acuciantes de la Revolución. Antes se derrotó a imperialistas, grandes burgueses y terratenientes. Sin embargo, el Pdte. Mao enseñó que derrotados los enemigos con fusil vendrían los sin armas, más peligrosos porque se esconden en las filas propias. Y es más, cualquiera que no esté dispuesto a reeducar su concepción de mundo, puede caer al servicio de la burguesía.

Comité de Redacción Periódico El Pueblo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor