¡La Masacre en Pau D’ Arco en Pará es un crimen de Estado! (Liga de Campesinos Pobres – LCP)

24 de mayo de 2017

Reproducimos (y traducimos desde EP) a continuación una gravísima denuncia y pronunciamiento de la Comisión Nacional de la Liga de Campesinos Pobres y de la LCP de Pará y Tocantis en Brasil, acerca de una masacre promovida por la DECA (Comisaría de Conflictos Agrarios). Más informaciones serán publicadas en la edición n° 189 de A Nova Democracia que están siendo preparadas.

para.gif
Pau D’Arco está al sur de Marabá, al centro este del estado de Pará.

Las informaciones dan cuenta de 11 muertos y 14 baleados.

Las informaciones que llegan hasta ahora apuntan a DECA como el responsable por la operación militar.

Las mentiras comienzan con la DECA informando que ¡los policías fueron recibidos a tiros y reaccionaron a eso! ¡Mentirosos! ¡Asesinos! ¡Canallas!

Todo el mundo que conoce de armamento sabe que las pocas que fueron incautadas y exhibidas no animarían a nadie a enfrentar a la policía. Sólo basta ver los cuerpos de los compañeros asesinados para concluir que fueron fusilados y no estaban en posición de enfrentamiento.

Esta área ya había sido reintegrada al latifundista especulador de tierras que nosotros conocemos muy bien. La DECA, otros policías, pistoleros y guardias particulares estaban en el área para resguardar al latifundista. Hicieron la matanza para vengar la muerte de un supuesto pistolero que habría muerto en la región.

La DECA fue a Pau D’ Arcp a matar campesinos. La compañera Jane, presidente de la asociación de campesinos que luchaba por el área fue asesinada. 7 campesinos de una misma familia también lo fueron.

Nosotros conocemos muy bien a estos compañeros honestos y trabajadores. Ellos participaron, junto con la Liga de Campesinos Pobres de Pará y Tocantins, de diversas protestas y cortes de carretera. Estos compañeros no estaban en la tierra, sino que estaban acampando en el pasillo.

Y, como dijimos arriba, también conocíamos al especulador de tierras.

La tierra por la cual fueron asesinados los 11 campesinos (Hacienda Santa Lucía) era parte del imperio de “Norato Barbicha”, quien ya murió, sin embargo sus miles de hectáreas acaparadas con la falsificación de documentos, tales como las Haciendas Cipó, Pantanal, Santa Lucía y otras quedaron para su mujer.

La Hacienda Cipó, que ya estaba tomada por la LCP de Pará y Tocantins, ha sido blanco de reintegración, mas la lucha por su posesión continúa. Después de muchas reuniones, audiencias públicas, etc., quedó comprobado que de sus 800 alquileres, solamente 200 estaban documentados. Los otros 600 alquileres son tierras del Estado.

Estas tierras sólo no están en las manos y siendo labradas por los campesinos porque el Estado es corrupto, ladrón y defiende y protege a los latifundistas.

Así también acontecía en “Pantanal” (estado de Mato Grosso) y no debía ser muy diferente en Santa Lucía.

¡Por eso el latifundio mata y mató!

¡La culpa es del gobierno del Estado, de Simao Jatene, PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña!

¡La culpa es de la DECA!

¡La culpa es de los latifundistas!

¡La culpa es de la cuadrilla de Temer, Meireles y de su congreso de bandidos!

¡Muerte al latifundio!

¡Honor y Gloria a los campesinos caídos luchando por el sagrado derecho a la tierra!

¡Tierra para quien en ella vive y trabaja!

¡Viva la revolución agraria!

Liga de Campesinos Pobres de Pará y Tocantins

Comisión Nacional de las Ligas de Campesinos Pobres

Concepción de Araguaia, 24 de mayo de 2017

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor