En 1914, José Carlos Mariátegui, fundador del Partido Comunista del Perú, comenzó a trabajar como redactor en el periódico La Prensa y colaboró en el desarrollo de otras publicaciones democráticas y revolucionarias.

Viajó por Europa, donde conoció directamente la construcción socialista y el desarrollo de la clase obrera constituida en destacamentos de vanguardia, en Partidos Comunistas bolcheviques.

En marzo de 1923 regresó a Perú, donde colaboró en varios diarios populares y ejerció como profesor en la Universidad Popular González Prada.

En 1926 fundó la revista Amauta, el órgano de prensa de la clase obrera y el campesinado más avanzado que Perú había conocido. Esto le valió la persecusión de los verdugos y zánganos que lo llevaron a la cárcel.

En 1928 fundó el Partido Socialista Peruano (PSP), la revista proletaria Labor y publicó sus Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana. Un año más tarde, fundó la Confederación de Trabajadores de Perú.

Mariátegui dirigió el desarrollo del PSP a la luz de la Internacional Comunista, encabezada por Lenin y Stalin. Redactó las “Tesis de Afiliación a la Internacional Comunista” y las presentó al Comité Central del PSP el 1 de marzo de 1930, quien las aprobó el 4 de marzo. A consecuencia de esta resolución, el 5 de mayo, ya fallecido Mariátegui (16 de abril) en Lima, de lo más avanzado del PSP nace el Partido Comunista del Perú, partido usurpado por el revisionismo hasta que fue reconstituido en 1980, dando inicio a la guerra popular y que hoy se encuentra en pleno proceso de reorganización general.

MARIÁTEGUI Y LA CUESTIÓN INDÍGENA

José Carlos Mariaétegui, marxista-leninista convicto y confeso, es quien más clara y profundamente ha abordado la situación indígena en América Latina. Su profundidad y claridad deja en claro que el problema indígena en América no es un problema étnico ni cultural. Que el problema fundamental es el problema de la tierra, que por lo tanto, la lucha indígena tiene como centro la lucha contra el latifundio y la revolución agraria que entregue tierra a quienes la trabajan.

NI CALCO NI COPIA

Al referirse respecto del camino marxista-leninista en América Latina, Mariátegui lo plantea como: “Ni calco ni copia, sino creación heroica”. Los oportunistas han tomado esta cita y la han tergiversado para afirmar que, por lo tanto, el marxismo en América puede ser cualquier cosa, menos una ideología revolucionaria. Así por ejemplo, hemos visto en Chile como el MOVADEF levanta la imagen del gran Mariátegui para tergiversarlo y hacer propaganda de acuerdos de paz con los enemigos del pueblo, tales como amnistía general (también para los asesinos), elecciones como forma de lucha, entre otras.

Cuando Mariategui dijo ni calco ni copia, sino creación heroica, estaba hablando del camino que debe seguir la clase obrera y el pueblo en la lucha revolucionaria por la conquista del poder. El mismo Mariátegui había hecho el balance de heroicas luchas en el continente, como por ejemplo la Revolución Mexicana de 1910, que no obstante avanzar en el derrocamiento de los terratenientes y combatir al imperialismo, no terminó con la conquista del poder para la clase obrera y el pueblo.

revolucion-mexicana.jpg
Revolución Mexicana de 1910

Mariátegui estaba claro que el camino de los pueblos de América Latina estaba orientado por la Revolución Rusa que este 2017 cumple 100 años. El problema era cómo ese mismo camino se hace carne en América, con la lucha fundamentalmente campesina y fundamentalmente indígena: ¡Esa es la creación heroica!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor