Claudio Alvarado Lincopi, historiador mapuche en Tribuna Popular, La Voz del Pueblo

“Hay todo un armazón que nos permite pensar en una guerra de baja intensidad”

Programa en homenaje a los weichafes (guerreros) caídos, Luis Humberto Marileo Cariqueo y Patricio Gabriel González Guajardo.

jovenes luchadoees.jpg
Luis Marileo a la izquierda – Patricio Gonzáles a la derecha. Foto tomada de Radio Kurruf.

“Cuando uno cae, diez se levantan”. Grito mapuche

Tribuna Popular es el programa radial de Periódico El Pueblo. Se transmite todos los martes desde las 19:30 horas por la Radio (online) 19 de abril del Centro Cultural Hermanos Arellano Moraga.

Sólo debes pinchar en: www.arellanomoraga.cl

Este programa estuvo dedicado al pueblo mapuche y en especial a las comunidades que están afectadas por la muerte de los weichafes Luis Humberto Marileo Cariqueo y Patricio Gabriel González Guajardo. Las vidas de estos jóvenes de 24 y 23 años, son ejemplo de la opresión del viejo Estado hacia el pueblo mapuche, pero principalmente son ejemplo de lucha, persistencia y entrega a la justa causa por tierra, cultura y autodeterminación.

A continuación algunos temas abordados en la entrevista:

Latifundio

Claudio abordó la relación entre el Estado y el Latifundio, tanto el latifundio clásico y las empresas forestales que controlan hegemónicamente el territorio mapuche. Denunció que detrás de los que fanfarronean con “Paz en la Araucanía”, se esconde un actuar paramilitar ligado a ex personeros del gobierno genocida de Colombia.

Sobre el rol de la prensa monopólica, Claudio explicó que los mapuche han sido tratados como delincuentes, terroristas, flojos, borrachos, lo que depende del momento político en que se encuentren. A Luis y Patricio se les ha tratado como delincuentes, para intentar borrar que son vidas ligadas a la lucha mapuche.

Guerra de baja intensidad

Asimismo, el historiador mapuche desarrolló la idea que desde el gobierno de  Ricardo Lagos el trato hacia los mapuche se configura como una guerra de baja intensidad, toda vez que cada cierto tiempo hay un seguidilla de asesinatos políticos, hay una impunidad que reina, como el caso de Rodrigo Melinao.

Carabineros es una policía militar en la zona, con armamentos muy fuertes, carros policiales blindados, con posibilidad de disparar, con tortura como medio de obtener información, gente infiltrada en el movimiento. “(…) Todo un armazón que nos permite pensar en una guerra de baja intensidad”, en donde por supuesto está metido el latifundio de la zona. En casas de latifundistas se ha encontrado verdaderos arsenales de guerra. Se utilizan los instrumentos, no solo de la prensa, sino también judiciales. También está la estrategia de las lucas, platas que intentan desmovilizar.

Sobre Luis Marileo

“Luis debió vivir desde muy pequeño el presidio político de su tío, vivir la violencia policial en su comunidad y en la de sus vecinos también”. A los 17 años es tomado preso estando en su colegio, el Liceo Pailahueque -hoy convertido en cuartel policial-, acusado de asociación ilícita terrorista por el caso peaje Quino. Allí entra la PDI al colegio y lo sacan para llevárselo detenido.

Entonces, desarrolla una huelga de hambre de 41 días, en el contexto del Bicentenario. (…) (son una) camada de weichafes que funan el bicentenario a los 17 años. Esto es el año 2010, el caso se cierra el 2014 después que él estuvo preso o con arresto domiciliario. Finalmente sale absuelto, el caso es paradigmático (…) finalmente salen los 9 mapuches acusados absueltos y se descubre que carabineros está infiltrando las comunidades”.

Es una vida donde el Estado llega con violencia, como castigo a esas comunidades. El Estado no llega como escuela, no llega como salud. El Estado no llega como seguridad, sino que el Estado llega como castigo, como violencia, esa es la relación con el Estado, con el latifundio.

“El colegio de Luis es una base policial, más parecida a una base militar, entendiendo que desde allí se produce la militarización de la zona (…) no es posible visualizar a la policía como un aparato de seguridad pública, sino que es un aparato de ocupación”.

“El hermano viajaba, conectaba, articulaba, participaba profundamente en el movimiento. Era muy conocido y le decían el gringo, porque era un peñi, un hermano que lograba articular,  generaba unidad y que tenía una convicción profundamente enraizada en el movimiento, con una perspectiva de avanzar hacia la autodeterminación política, hacia la reconstrucción nacional, hacia la reconquista del territorio, eso era Luis”.

Escucha el programa completo en:

TRIBUNA POPULAR

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor