Una apoderada del colegio municipal República de Siria, perteneciente a la comuna Ñuñoa, nos informó que al matricular a su hijo en pre-kinder, le informaron vía e-mail que: “el costo del proceso es equivalente a $3.000 en efectivo”. No obstante, la apoderada increpó a la orientadora pues está en conocimiento que por ley no le pueden imponer cobros a los apoderados.

Este es su relato: “Cuando fui a matricular para el próximo año en pre-kinder a mi hijo de 3 años y que va a cumplir 4, me hicieron pagar un proceso de admisión. Le dije que no correspondía, que acaso era de la matrícula, pero la orientadora me dijo que era un proceso de admisión y eso era legal. Lo pague porque no quise entrar en mayor discusión con ella, pero resulta que en la boleta dice que es un establecimiento compartido, cuando es un colegio municipal”.

Luego de esto, la apoderada interpuso una queja ante la Superintendencia de Educación, quienes dijeron que no podían cobrarle.

a.jpg

Es una práctica habitual en algunos establecimientos imponer cobros a los apoderados, que muchas veces ni siquiera se verifica si va en beneficio de los estudiantes o si se apega a la legalidad.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor