Anastasia es una joven rapera de 23 años de edad que vive en Santiago y se autodefine como feminista. La conocimos en una actividad de apoyo a Fabiola Antiqueo, joven mapuche baleada por carabineros y cuyo resultado fue la pérdida de su ojo. Conversamos con ella en el Hogar Mapuche Relmulikan, lugar donde se organizó la actividad.

Hace 2 años se dedica al rap, pero se dio a conocer al público hace sólo 6 meses, entre otras razones, porque siente que el mundo rapero ha sido tradicionalmente masculino y cuesta atreverse, ya que es un arte callejero y en esta también están presentes las contradicciones de la sociedad, tal como lo es la doble opresión de la mujer.

18582503_1922061851342506_3725811322897523742_n.jpg

EL FEMINISMO NO ES UNA LUCHA CONTRA LOS HOMBRES, SINO CONTRA EL SISTEMA

Anastasia nos dice que sus letras hablan “de la mujer, de sacar la voz y también del pueblo mapuche. Los temas que tengo hasta ahora son de feminismo concretamente, tratando de explicar lo que es, porque hay personas que escuchan esa palabra y al tiro dicen “las feministas son aquí y allá”, reaccionando mal frente a eso. El feminismo no es un ataque a los hombres, sino un ataque al sistema, un ataque a las formas de relacionarse”.

Periódico El Pueblo ve que la mujer se ve enfrentada a una doble opresión. Somos del pueblo, nuestras familias están endeudadas, no tenemos derecho a la educación, etc. Pero como mujeres, sufrimos una doble opresión. Se nos ve como si nuestra naturaleza fuese inferior al del resto, que no podemos entender ciertas cosas, se nos paga menos en los trabajos, entre otros. Sin embargo, esto no le sucede a todas las mujeres, porque también hay explotadoras –como en el sur- donde hay terratenientes mujeres o pacas que les pegan a nuestros hermanos mapuche.

Anastasia plantea que el tema valórico tiene que ver con el feminismo, porque este es una revolución en la casa, en las relaciones personales, en lass relaciones de pareja. En todo eso se mete el feminismo, te cuestiona hasta qué punto estás abusando de una persona y no solo desde un hombre a una mujer.

Por ejemplo, está la visión de la madre abnegada que trabaja en la casa y que nadie valora su esfuerzo. De repente, uno mismo como hijo, en la ciudad, no contempla eso y son cosas que me he estado cuestionando últimamente.

Por otra parte, “a mí me dieron ganas de rapear porque aún es insuficiente la presencia femenina en este arte. Obvio que hay hartas chiquillas haciéndolo, pero sigue siendo insuficiente.

El machismo a veces no se da de maneras evidentes. No es que los compañeros te discrimen directamente por ser mujer. Hay muchos cabros que tienen ganas (de luchar contra lo patriarcal), pero en lo concreto, hay lógicas que están muy insertas, como por ejemplo los chistes machistas. Otra cuestión que me carga, por ejemplo, son las “batallas” (en el hip hop) en las que se incurre mucho en levantar el ego, el sobresalir, que es algo muy patriarcal o también se da mucho el ofenderse mutuamente con chistes directamente sexuales, misóginos, como por ejemplo molestarse con la hermana. Peor aún es cuando se meten marcas a organizar eventos, como por ejemplo Redbull, donde el capitalismo entra muy fuerte. Nadie te dice “salte de esto porque eres mujer”, pero hay ciertos ambientes que molestan y que violentan.

Hay otras cuestiones sútiles, derivadas de que el rap nace en respuesta a la opresión, en la que fácilmente se exacerba la cuestión de plantarse con “actitud” y decir lo que quieres decir. Eso a veces es una energía súper masculina y una a veces se siente fuera de lugar.

EL RACISMO EN LA SOCIEDAD Y LA REFLEXIÓN INTERIOR

Anastasia no sólo aborda las injusticias que sufren las mujeres, sino que también incluye en sus letras el autoconocimiento, la reflexión interior, pero dirigido a la transformación del mundo exterior al individuo, la sociedad. “Uno se da cuenta que las injusticias se dan fuera de uno, pero el trabajo que hay que hacer para que eso no siga sucediendo y cambie también conlleva una reflexión interna”.

Esta orientación en su arte la ha llevado también a buscar sus raíces.

“En lo personal, hace más o menos un año, me empecé a sentir identificada con eso, pues al darme cuenta de mi misma, de mirarse al espejo, dije “yo no soy europea” y comencé a buscar en eso, en las familias que vienen del campo. Mis 4 abuelitos son del campo, de Malloa, San Francisco de Mostazal, de Codegua”. Nadie te dice de dónde viene la gente que vive en la ciudad, de dónde vienen los alimentos. Nadie te habla de la explotación que se vive en el campo y por qué la gente arranca y se viene a la ciudad.

La identidad indígena se vive con vergüenza. Por ejemplo, mi papá lo tenía asumido, pero decía “nosotros somos indios, peyorativamente. A mi abuelo derechamente le daba vergüenza. Hay una especie de ambivalencia de la que nuestra generación se está haciendo cargo, pues hay mucho kimvn, mucha sabiduría, una identidad de la que sentirse orgulloso, ya que hay cosas que se saben y hoy no se están tomando en cuenta.

El sistema nos tiene llevando una vida terrible y nos llevará a la muerte, tal como lo hace el extractivismo y el dinero, que deteriora las relaciones humanas e inclusive rompe la familia.

Intervención de Anastasia en Metro

EL ARTISTA DEBE PONERSE A DISPOSICIÓN DE SERVIR AL PUEBLO

¿Dónde te gusta ir a tocar?

Todas las actividades en las que he tocado están relacionadas con la lucha mapuche. Para mí, el éxito es que me invitan a tocar en estas actividades, como por ejemplo en el Hogar. En estas tocatas se me han acercado muchas mujeres a conversar y ellas mismas me van invitando a otras actividades. Eso me gusta, porque quiere decir que repercute lo que estoy haciendo y le sirve a otras personas.

¿Tú piensas que el arte debe jugar un papel en la lucha?

El arte hoy tiene muchas funciones. Estudié artes visuales y por eso he pensado mucho en ello. Desde el punto de vista occidental, se disocia el arte de la vida y se ve como cuestiones paralelas en la vida. En Sudamérica o los pueblos originarios, la lógica es otra.

La artesanía, el arte popular, es una forma más de la expresión de tu vida. Tiene carácter ritual, quizás mágico y yo al canto, a la palabra, le doy todo ese valor. Hay que honrarla, ser consecuente y a través del canto se expresan no sólo las cuestiones que a uno como individuo se le ocurren, como si fuera un capricho, porque uno está inserta en un contexto y nací con una serie de condiciones, leyendo noticias, en una familia determinada. Lo que uno piensa y dice es expresión de una necesidad colectiva.

¿Por qué viniste a apoyar esta actividad?

Porque hay que “apañarse” siempre. Es muy urgente apoyar lo que sucede en el sur. También hay temas humanitarios, por ejemplo la lamgnen que perdió su ojo. Imagínate los costos del tratamiento. Es muy bueno que se den estas actividades, porque da sustento económico a la familia que lo necesita y, a la vez, se dan a conocer estas cuestiones.

Muchas gracias Anastasia.

ANASTASIA EN APOYO A FABIOLA ANTIQUEO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor