COMUNICADO ANTE LA EMERGENCIA 
EN LA REGIÓN DEL ISTMO DE TEHUANTEPEC

21558558_2036594256571121_3041847838616802943_n

La presencia de los últimos huracanes en su paso por el territorio nacional ha afectado de manera considerable a decenas de municipios y cientos de comunidades del estado de Oaxaca, mismos que ya antes habían sido afectados por huracanes y depresiones tropicales que azotaron nuestras tierras al inicio de la temporada de lluvias.

Hoy, con el sismo registrado la madrugada de este 8 de Septiembre con epicentro en el estado de Chiapas, una vez más decenas de municipios y comunidades rurales e indígenas han sido afectadas, esta vez con devastación y pérdidas parciales y, en algunos casos, totales en viviendas e infraestructura social en comunidades de muy alta marginación en la Región del Istmo de Tehuantepec.

Por supuesto que un terremoto o un sismo de una magnitud como el que se registró siempre será una tragedia; pero lo es más aún cuando esta afecta a las capas sociales más pobres de la población, y más aún cuando estás se encuentran alejadas geográfica o políticamente de las grandes ciudades.

Tal es el caso de los municipios de San Francisco Ixhuatán, San Francisco del Mar, Reforma de Pineda, Santiago Niltepec, San Blas Atempa, Tehuantepec y Santo Domingo Petapa; mismos que, sin obviar la tragedia en Juchitán, Matías Romero o Salina Cruz, han dejado a miles de campesinos pobres, pescadores y población indígena en un total desamparo.

En estos municipios, que son de los más pobres de entre los pobres del Istmo, la “ayuda gubernamental”, simplemente no ha llegado por la sencilla razón de que ahí no existen agencias de comunicación que permitan tomarse la foto a los gobernantes en turno.

En lugares como Ixhuatán, Reforma de Pineda o San Francisco del Mar, las masas populares han debido tomar las plazas públicas, los parques o terrenos baldíos para improvisar albergues sin sanitarios, sin comedores, sin cobijo y sin políticos, para resguardarse y proteger lo único que les queda: su integridad física.

En otras partes, como San Blas Atempa, el pueblo trabajador ha decidido llenarse de dignidad rechazando las promesas engaña bobos que los gobiernos municipal y estatal pretendían “llevarles” a cambio de una fotografía y de renunciar a la lucha contra la imposición de megaproyectos.

Las comunidades afectadas en los municipios antes mencionados no han recibido absolutamente ningún “apoyo”, aunque probablemente algunos de los recursos del FONDEN pudiesen haber comenzado a llegar de forma inmediata.

Esto no es nuevo; ocurre cada año, ante cada nuevo huracán, y ahora también, ante este terrible sismo que ha devastado comunidades completas donde en muchos de los casos las viviendas, las escuelas, las casas ejidales y comunales, las casas de salud y bibliotecas se han derrumbado por completo, lo mismo que los servicios de energía eléctrica, agua potable, caminos y telecomunicaciones.

Dentro de nuestra organización de fuerte tradición de lucha entre los pueblos del Istmo, reportamos pérdida total o de importante consideración (por el número de viviendas derrumbadas y/o afectadas e infraestructura social) en las siguientes localidades: Cerro Grande, Morro 20 de Noviembre, Reforma Integral Agraria (San Francisco Ixhuatán), Santa Rita, Vergel del Maíz y Pueblo Nuevo (San Francisco del Mar), Segunda Sección y Nueva Democracia (Reforma de Pineda), Laguna de Hojas y la Sección Sur del Zopilote (Santiago Niltepec), Puente Madera y Loma Bonita (San Blas Atempa), Colonia Pueblo Nuevo (Matías Romero), Barrio Cheguigo, Secciones 1, 3, 5 y 9 (Santo Domingo Petapa).

Además reportamos pérdida parcial y estado de riesgo (por los daños y fisuras en viviendas e infraestructura social) en las localidades de: Francisco I. Madero, Jardines, San Pablo y Piedra Cuachi (Salina Cruz), Barrio Lieza, Vixhana y Laborío (Tehuantepec), Rancho Llano, Tierra Blanca y Nizarindani (San Blas Atempa), Colonia La Amistad y Álvaro Obregón (Juchitán), Chivela (Asunción Ixtaltepec), Las Palmas y Lázaro Cárdenas (Ixhuatán), Barrio de la Soledad, entre otros.

Así mismo informamos que producto del derrumbe, falleció nuestro camarada Enrique Perea Escobar del Barrio Laborío en Tehuantepec.

Al menos 5 de todas estas comunidades se encuentran en total incomunicación, sin acceso terrestre, particularmente en la Zona Oriente del Istmo.

Ante esta situación nuestra organización ha decidido instalar distintos Centros de Acopio en diversas partes de la entidad en solidaridad con nuestros compañeros y con otros pueblos afectados del Istmo Rebelde; siendo el principal el ubicado en el Zócalo de la Ciudad de Oaxaca, en el plantón de los camaradas de San Miguel Copala.

Externamos nuestra más sincera solidaridad con otros municipios y localidades devastadas en el Istmo, así como con las comunidades de base de otras organizaciones sociales hermanas del movimiento popular en la Zona Norte, la Zona Sur y Zona Oriente del Istmo, principalmente.

Nuestro entero respaldo con el pueblo de Juchitán e Ixtaltepec que también atraviesan una situación terrible en estos momentos.

¡El Istmo no está solo y su dignidad tampoco está en venta!

¡Apoyo total a los pueblos en resistencia que sufren esta catástrofe!

CORRIENTE DEL PUEBLO SOL ROJO

OAXACA REBELDE.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor