Ayer, 1 de octubre, se realizaron las votaciones del referéndum catalán, el que consultaba respecto a la posibilidad de independizarse de España. Los altos cargos de España y sus tribunales reaccionarios no autorizaron esta acción, pese a que tramitaron una y otra vez el proyecto de ley. Traducimos también el comunicado del Comité de Construcción del Partido Comunista maoísta de Galiza, importante documento que representa la posición proletaria respecto al referéndum y la situación actual en Cataluña.

El pueblo catalán ejerció su derecho a la movilización y organizó esta jornada de votación saliendo a las calles. Fueron miles los asistentes a la convocatoria y miles fueron apaleados por las fuerzas policiales del Estado español, golpeando a todo el que se pusiese adelante: niños, adultos y adultos mayores de ambos sexos. Saquearon urnas, dispararon armas ilegales y dejaron 762 heridos, entre ellos, 2 personas en estado de gravedad.

2.jpg

Burlándose del pueblo catalán, el franquista Mariano Rajoy sostiene: “España es una democracia madura y avanzada, amable y tolerante, hemos cumplido con la ley y solo con la ley”. La ley y democracia a la que se refiere Rajoy es la ley democrática para los tiranos, pero la dictadura sobre el pueblo. Proclaman la democracia a los cuatro vientos, cuando lo que hay es la utilización de la fuerza bruta hacia el pueblo que se organiza. Además, estas leyes las proclaman la burguesía imperialista de los diferentes países  europeos. Prueba de esto es la indiferencia que ha mostrado la Unión Europea –con sus tantas organizaciones mundiales “defensoras” de los “derechos humanos”-.

Solidarizamos con el pueblo de Cataluña en su camino hacia la lucha por la autodeterminación. Gracias a su valentía y resistencia no cabe duda de que podrán doblegar la mano a la monarquía española.

Llamado del Comité de Construcción del Partido Comunista Maoísta de Galicia sobre la situación en Cataluña:

“Al pueblo trabajador gallego:

La decisión soberana de la mayoría del Parlamento de Catalunya, de convocar a un referéndum de autodeterminación para el próximo 1 de octubre, fue respondida con represión por el Estado de la oligarquía española.

La suspensión de facto de la autonomía de Catalunya, con la intervención de la administración y la detención de los responsables políticos, es el primer paso para una represión generalizada, tanto en la Catalunya rebelde como también contra los demás pueblos del Estado español.

¡No nos sorprende! esa es la única respuesta que conoce una burguesía reaccionaria y fascista, heredera directa de la dictadura franquista en el régimen de restauración borbónica de 1978.

Pero esta vez hicieron un mal cálculo, pues desconocen, en esta nueva realidad concreta del siglo XXI, el poder de un pueblo determinado a tomar el destino en sus propias manos. Donde hay opresión, siempre habrá rebelión, esta es la ciencia de la revolución.

Estamos plenamente conscientes que el proceso político de liberación nacional en Catalunya está siendo dirigido por la misma burguesía opresiva y corrupta que en ese momento formaba parte del bloque de la oligarquía que respaldaba la restauración fascista de los Borbones impuesta por Franco. Esa misma burguesía se enfrenta ahora a los sectores más recalcitrantes de la burguesía española en una contradicción antagónica. Por lo mismo, necesita una alianza con la pequeña burguesía radical de ERC (Izquierda Republicana de Catalunya) y sectores obreros de la CUP (Candidatura de Unidad Popular), de tendencia asambleísta y anticapitalista, para lograr un nuevo espacio político en forma de República, recogiendo el sentimiento patriótico de la mayoría del pueblo catalán.

También somos conscientes de que el conjunto del proletariado en el Estado español y de las naciones oprimidas carecen de partidos comunistas revolucionarios fuertes, capaces de encabezar el proceso. De tal forma, nos encontramos en una etapa en que la burguesía y la pequeña burguesía democráticas son alas hegemónicas.

En estas circunstancias, el trabajo de los comunistas debe articularse en la construcción partidaria necesaria alrededor de una línea revolucionaria y la ideología política revolucionaria del proletariado; el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, único garante para la construcción de los tres elementos de la revolución: el Partido, el Frente Único y el Ejército Popular.

¡Sin ellos nada tendrán las masas!

Paralelamente a esto debemos denunciar a los renegados revisionistas que, llamándose falsamente “comunistas”, se alían una vez más con la oligarquía del régimen monarco-fascista gritando por “la unidad de España”, renegando de lo dicho por Marx: “El pueblo que oprime otros pueblos no puede ser libre”.

Este año estamos celebrando el 50° aniversario del levantamiento popular de Naxalbari en la India y el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre guiada por Lenin y los bolcheviques en Rusia.

¡Son sus banderas rojas y sus ricas experiencias las que deben guiarnos!

¡El régimen monarco-fascistas está herido de muerte! Todos y todas debemos ser conscientes de esto y actuar en consecuencia.

Desde el Comité de Construcción del Partido Comunista maoísta de Galicia queremos mostrar toda nuestra solidaridad internacionalista y de clase con el pueblo trabajador catalán en su lucha por la liberación nacional.

Hacemos un llamado a nuestro pueblo trabajador a levantar la bandera roja del internacionalismo proletario y defender a nuestro pueblo hermano contra la represión fascista.

¡Por la huelga general revolucionaria que paralice la represión hasta la liberación nacional!

¡Guerra Popular hasta el Comunismo!

¡Por la República Popular de Catalunya!

¡Por la República Popular de Galicia!

¡Fascismo nunca más!

Galiza, 25 de septiembre del 2017″

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor