Ayer lunes 9 de Octubre, se convocó a la consuetudinaria marcha por la Resistencia Indígena, bajo el contexto del mal denominado “Día de la Raza”.

En esta ocasión, se dio pie para manifestar el rechazo hacia la fascista Ley Antiterrorista; hacia las injustas condenas en los casos de los Presos Políticos Mapuche (PPM) y los montajes que asedian y buscan manchar la imagen de las comunidades (Lof) del Wallmapu.

Un evento que citó a varios pu lonko, pu werken y miembros de distintas localidades del Wallmapu, que presentes en el acto inicial, realizaron un discurso aludiendo a las recientes problemáticas del pueblo Mapuche, entre las que destacan la indiferencia y frialdad del gobierno ante el Caso Iglesias, la “Operación Huracán” y la exhumación del cadáver de Macarena “la Negra” Valdés, que fue asesinada hace un año, sin obtener un peritaje correspondiente que condene a su culpable.

Pese al constante ataque por parte de Carabineros, fuimos más de miles marchando por la extensa calzada de la Alameda, todos convencidos de que salir a las calles por dichos fundamentos, era de suma necesidad e importancia, para los que conformamos parte de esta misma clase oprimida dispuesta a combatir.

Es relevante destacar, que un hecho tan serio como éste, cumplió sus objetivos. Una gran masa asistente, dispuesta a combatir, a hacer frente a la represión, a gritar, y por sobre todo, a luchar, porque nada se consigue en casa pregonando críticas hacia las infamias atropelladoras del sistema, sino que es prioridad concretar esas locuciones en acciones.

A 525 años, el pueblo sigue resistiendo, no contra foráneos, sino contra los que detentan el poder en nuestro país, que no cesan en incrementar el llamado a la “farsa electoral” para seguir legitimando sus vejaciones hacia nosotros, tratando de engañarnos bajo el pretexto de que por esa vía se solucionarán nuestros problemas. Una visión actual que declarara décadas atrás Violeta Parra en sus letras: “ya rugen las votaciones/ se escuchan por no dejar/ pero el quejido del indio/ ¿por qué no se escuchará?”, que no nos sorprenda que a estas letras nos les pasa el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor