El miércoles 6 de diciembre, Héctor Llaitul, vocero de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), realizó una exposición a propósito de los 20 años de la organización. Esta actividad, llevada a cabo en Santiago en la Casa del Maestro perteneciente al Colegio de Profesores fue organizada por el Movimiento Dignidad Popular.

En la actividad se dieron cita diferentes organizaciones populares, políticas y medios de comunicación, entre ellos, Periódico El Pueblo. La exposición se inició con una introducción desde la organización Movimiento Dignidad Popular, quienes enmarcaron la actividad resaltando el importante carácter político de esta, además de recalcar las tareas, desafíos y deudas que tiene el movimiento popular chileno en relación a la lucha mapuche.

Luego fue el turno de Héctor Llaitul, vocero de la CAM, quien comenzó planteando que él no hablaba por el pueblo mapuche en su conjunto, sino por una expresión política de ese pueblo. Desde ese punto inició describiendo el recorrido y la visión ideológica que ha tenido su organización, donde remarca el hito de los “sucesos de Lumaco”, hecho ocurrido en la comuna de Lumaco en el cual se empleó por primera vez la fuerza. En ese momento se quemó maquinaria forestal y un peñi fue arrestado y encarcelado durante 3 años.

En cuanto a la visión orgánica, Llaitul reconoce que la CAM en sus inicios era un organismo de masas que convocaba a una gran cantidad de comunidades en conflicto, pero que con el tiempo se volvió más “orgánica” y política como el mismo la llamó. Respecto a lo ideológico-político, recalcó la violencia política como forma de reivindicación y autodefensa, además de descartar completamente las elecciones institucionales en todos sus rangos por ser parte del mismo Estado que los oprime. Finalmente, recordó a los weichafe Alex Lemún y Matías Catrileo, asesinados por los perros guardianes del Estado, la policía.

Para el cierre de la actividad, un representante del Colegio de Profesores rescató algunos planteamientos hechos por Llaitul. Y llamó a la unión del movimiento popular en general y con el pueblo mapuche para entender su planteamiento político.

En el debate se realizaron variadas preguntas y se dieron algunos testimonios que enriquecieron la jornada y le dieron un ambiente de conversación entre iguales, más que una exposición de un “experto”. Se manifestaron consignas y se cerró con afafán. Desde Periódico El Pueblo saludamos estas instancias de debate y unidad.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor