La decisión del cabecilla yanqui, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel ha provocado una ola de indignación en el mundo islámico. No sólo este hecho ha significado un pretexto para iniciar una guerra santa contra el pueblo palestino, sino también permite establecer bases militares estadounidenses a diestra y siniestra en el territorio para seguir masacrando, torturando y extrayendo beneficios para los más poderosos.

La furia de palestina se ha hecho sentir en más de 30 localidades, donde se han realizado protestas, quemas de banderas de EEUU y de Israel, levantando consignas contra Trump y el gobierno israelita. Hasta el momento el ejército opresor ha cobrado la vida de dos jóvenes palestinos y ha herido a más de 300 manifestantes.

La resistencia del pueblo palestino es justa, y hace frente a la contradicción entre las naciones oprimidas y el imperialismo yanqui. Lo mismo ha sucedido en Honduras, donde las influencias de EEUU buscan seguir esclavizando a sus habitantes, manejando a su gobierno como títeres y encontrando falsos motivos para sacar a los militares a las calles. ¡Apoyar a las naciones oprimidas por el imperialismo! ¡Honduras y Palestina resisten!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor