Desde el día 31 de octubre, Abel Huenumán Tropán, dirigente mapuche injustamente detenido, salió en libertad condicional. Se reencontró con sus hijos, su familia, los jóvenes de la población y amigos. Se encuentra reorganizando su vida tras el injusto encierro y retomando fuerzas, porque la cárcel está hecha para frenar el ímpetu de los luchadores. Pero esto no debe doblegar la moral de los dirigentes que sirven al pueblo y Abel es uno de ellos. Es un newenche (hombre fuerte), porque su vida, al igual que la de muchos otros mapuche de campo y ciudad no ha sido para nada fácil.

Reproducimos unas palabras pronunciadas en un acto realizado afuera de la cárcel donde se exigió su libertad:

Colina, 01 de octubre de 2017

¡Libertad a Abel Huenumán y a todos los Presos Políticos Mapuche!

Reconocemos en Abel Huenumán a un dirigente mapuche de la warria (ciudad), cuyos orígenes en el campo han estado llenos de lucha. Ya cuando joven se radica en Santiago, siguiendo el ejemplo de su hermana, a quien se le conocía como la “Lonka”, por su capacidad de dirección y lucha en la defensa del derecho a la vivienda. Abel se convierte en un organizador y se pone al servicio de los mapuche y los más pobres de la ciudad.

Abel es injustamente encarcelado por todo un sistema judicial hecho para caer encima de los más pobres. Abel es detenido en las horas previas a la marcha por la resistencia mapuche del año pasado, cumpliendo tareas de apoyo a la Machi Francisca Linconao, quien continúa (continuaba) detenida por el viejo Estado.

Hoy estamos a días de una nueva marcha por la resistencia y hace poco vimos cómo se le doblo la mano al gobierno, con luchas, con protesta y todo tipo de acciones que obligaron a que el gobierno dejara de invocar la Ley Antiterrorista para los presos políticos mapuche del Caso Iglesias: su vocero Cristián Tralcal ya lo ha señalado, pues nada de lo conseguido habría sido posible sin la lucha popular que los acompañó.

Como Periódico El Pueblo vemos que los Presos Políticos Mapuche y no mapuche irán en aumento. El viejo Estado no tiene nada mejor que ofrecernos, pues la farsa de las elecciones sólo busca legitimar un sistema que nos explota cada día más: ¡No les creemos! Sabemos y estamos convencidos que eso no frenará la lucha, porque nunca lo ha hecho.

Vivimos tiempos urgentes. Nos urge la situación de los otros, de los mapuche, de las mujeres, de los migrantes, de los estudiantes, de los pobladores, de los obreros. Creemos que el único camino es la unidad y la lucha popular para levantarnos frente a los planes que este Estado tiene: y que no son otra cosa que servir a los más ricos.

Como Abel bien señala, aquí en las cárceles están los más pobres encerrados, ya que a los ricos se les absuelve. Por eso como pueblo, tanto mapuche y no mapuche, nos debemos apoyar. ¡Abel debe estar en la calle organizando y dirigiendo a su gente!

¡Libertad a Abel Huenumán y a todos los presos políticos mapuche!

¡Fin a la militarización del Wallmapu!

¡Tierra, autonomía y autodeterminación para el pueblo mapuche!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor