Trabajadoras luchando por el salario

El día 19 de diciembre de 2017 inició su primera huelga el Sindicato de Modatex, conformado por 15 trabajadoras de la Sociedad Industrial y Comercial Modatex Spa, cuyo dueño es el chupasangre Juan Antonio Eblen Kadis. Periódico El Pueblo conversó con Fabiana Argandoña, presidenta del Sindicato, quien nos contó sobre la lucha que llevan adelante.

Este sindicato se conformó el 25 de agosto de 2017, debido a la gran cantidad de abusos que se realizaban por parte de la empresa. Irregularidades en los pagos, no pago de horas extras, la compensación por trabajo y descanso dominical no se cumplía, y un sinfín de incumplimientos de las mínimas normas legales. “Las denuncias de las trabajadoras se hacían masivas, pero llegando a la inspección la empresa pagaba todas las multas” nos dice Fabiana.

Por esta razón, un grupo de 20 trabajadoras tomaron la valiente decisión de fundar el Sindicato y enfrentar abiertamente el abuso patronal. El camino no ha sido fácil ya que la empresa ha desarrollado todo tipo de prácticas para aplastar el Sindicato.

El despido de 5 trabajadoras antes de comenzar la  negociación colectiva, envío de correos con información falsa a los no sindicalizados, y además el remplazo de las trabajadoras en huelga, han sido los golpes que esta empresa chupa sangre ha intentado dar al Sindicato.

Pero a su vez el Sindicato ha dado el mayor golpe a la empresa: y es que sólo con crearse un Sindicato hace temblar a cualquier empleador, porque allí donde antes campeaba el abuso, ahora el Sindicato viene a cambiar todo el escenario.

Por eso la trabajadoras de Sindicato Modatex saben que en su huelga no sólo se juegan mejoras salariales, sino principalmente la unidad del Sindicato. Desde el momento en que las trabajadoras dan el paso para organizarse y decir ¡basta!, el empleador desesperado busca todo tipo de artimañas para defender lo que antes hacía con impunidad, amparado siempre en el Código del Trabajo patronal y antisindical.

Sus demandas

Actualmente el sueldo de una trabajadora vendedora es de aproximadamente $320.000 imponible, sumado a la variabilidad de su sueldo, ya que reciben pago de comisiones por venta. Por eso la demanda más importante es subir el sueldo mensual, que se aplique el reajuste del IPC,  además de incrementar movilización y colación.

Junto a ello exigen que el empleador cumpla con la Sala Cuna que por ley está obligado, ya que actualmente sólo entrega un bono de $100.000 que no alcanza para nada a una madre trabajadora. Esta demanda de la Sala Cuna ha sido reclamada muchas veces, pero según nos cuenta Fabiana, el dueño negocia por debajo con las trabajadoras y las soborna, dándoles bonos extra para que retiren los reclamos.

Para Modatex y su dueño Juan Antonio Eblen Kadis, el negocio es rentable  cuando se trata de explotar a las trabajadoras. Pero ahora que existe este nuevo Sindicato, ya no volverá a ser lo mismo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor