Compartimos la publicación hecha en el blog Victoria de los Oprimidos respecto a la guerra popular en Filipinas:

“Los bloqueos de alimentos impuestos por las Fuerzas Armadas de Filipinas en áreas militarizadas son un rasgo de la guerra total que está siendo lanzada actualmente por el régimen estadounidense-Duterte. Este método, largamente inculcado a la  AFP  por las tropas estadounidenses, tiene como objetivo cortar el suministro de alimentos a las comunidades sospechosas de apoyar a las unidades del Nuevo Ejército Popular (NEP)

En algunos frentes de la guerrilla en Mindanao, las masas han superado efectivamente la privación de alimentos de los soldados a sus comunidades. Además de proporcionar alimentos para cada familia, las granjas ahora pueden subsidiar las necesidades adicionales de las comunidades. De hecho, durante una importante operación militar del enemigo que duró casi un año, las masas tenían alimentos más que suficientes a pesar del bloqueo impuesto a la comida. En otras áreas donde los residentes fueron evacuados a la fuerza, las personas regresaron a sus comunidades para cultivar cultivos disponibles para la cosecha.

Esto es el resultado de un largo proceso liderado por los comités del Partido, el ejército popular y las comunidades durante los primeros años de la década actual. La campaña comenzó con la resolución de los comités principales de que la producción debe estar dirigida a sostener la guerra popular.

Para lograr esto, uno de los objetivos es establecer una economía autosuficiente en todas las comunidades y barrios donde opera el ejército popular.

Según Ka Che , miembro de uno de los comités que llevan a cabo la campaña, la educación es la etapa inicial. “La conciencia política del pueblo primero debe plantearse para que puedan comprender la relevancia de participar en la campaña para desarrollar la economía”, dijo.

Comenzar la campaña no fue fácil. “Cuando llegamos al área, los residentes todavía no estaban organizados en comunidades. Los hogares eran pocos y distantes, y por supuesto, también lo eran sus granjas”. Esto es resultado de que la gente está acostumbrada a reubicar sus granjas después de la cosecha. Del mismo modo por  las feroces operaciones militares de AFP que obliga a las familias a huir, para buscar  lugares más seguros. Los camaradas tuvieron que ir de casa en casa, incluidas las remotas, y convencer a cada familia para que se reúnan y construyan la comunidad.

“Cuando se construyeron las comunidades, descubrimos que muchas familias vivían en el área. Después de organizarlos y celebrar reuniones educativas, se formaron comités relacionados con la implementación de la campaña, junto con otros comités revolucionarios del barrio”, agregó Ka Che . Mientras tanto, los camaradas continúan llegando a otras familias y los alientan a unirse a las comunidades.

Otro desafío es la condición miserable de las masas que encuentran los camaradas. Los cultivos anteriores ni siquiera podían sostener las necesidades alimentarias de las familias. “Antes, nami (un cultivo de raíz silvestre) era el alimento básico de la gente”, recuerda Ka Che . “Las necesidades básicas del hogar también son insuficientes, es por eso que al comienzo,  las unidades del NPA destinan una parte de su presupuesto  para contribuir a la compra de herramientas agrícolas, ropa e incluso sal para los residentes “.

Llevar una contabilidad minuciosa era el siguiente paso de los camaradas. Con la ayuda de los comités, se llevó a cabo una consulta con cada familia en la que se calculó el consumo de los hogares en relación con el tamaño de las granjas y el volumen de cultivos producidos para cada temporada de siembra. “¿Qué tan grande es la familia? ¿Cuánta comida gasta cada miembro cada mes? ¿Cuánta tierra adicional se necesita labrar para mantener a la familia? Estos son los temas discutidos durante las consultas”, dijo Ka Che. Durante toda la campaña, el ejército popular participa en la planificación, la obtención de árboles jóvenes y el trabajo en las granjas.

También se acordaron los tipos de cultivos que se producirían: cultivos a corto plazo y cultivos a largo plazo. “Después de tres meses, el maíz y la patata ya pueden ser cosechados. Además de estos, los hogares también establecieron un aumento en el cultivo de yuca, plátano, gabi y vegetales. El cultivo de arroz de montaña es también habitual”, compartió Ka Che . Además de estos, que se consideran como “cultivos para el consumo”, también se cultivan “cultivos para financiar”, como el abacá y el café, con los que las familias obtienen dinero para comprar artículos de primera necesidad como jabón, sal y otros.

Debido a que las comunidades ya fueron construidas, las granjas de cada familia están cerca. Reunir las casas realmente ha ayudado en el rápido desarrollo de la producción. Compartir las plántulas y los retoños entre las familias ya no es difícil, al igual que con otras comunidades, que se encuentran a solo una o tres horas de distancia mediante el senderismo. Hunglos ahora también está siendo practi- cado por las comunidades. Cada grupo está formado por cinco  familias y trabaja  colectivamente en las granjas de  sus  compañeros  de grupo en rotación, similar al bayanihan (esfuerzo cooperativo) de las masas en diferentes partes del país.

Las comunidades también se están alejando de la vieja práctica de pausar las temporadas de siembra. En cambio, añadió Ka Che , la siembra ya no se limita a una vez al año. “Es continuo. Después de la cosecha, limpian inmediatamente las granjas para comenzar con la próxima cosecha.” Parte de las tareas de los comités es la evaluación periódica del progreso de la campaña.

Cuando la producción de las comunidades se hizo suficiente para mantener sus necesidades alimenticias y más, los camaradas comenzaron con la distribución de animales como aves, cabras y cerdos. Esto complementará las otras necesidades de las familias, como la educación de sus hijos y los bienes de consumo. Cuando los animales se reproducen, las crías se distribuyen a otras familias y comunidades.

Mientras tanto, Ka Menang, quien se une a la implementación de la campaña en otra área, dijo que ya hace casi un año que comenzaron a cultivar un campo de arroz para aumentar la producción existente. Ka Menang recuerda con diversión sus sacrificios cuando comenzaron con el proyecto de arroz. “Comprar agua para el riego no es un problema”, dijo. “Pero debido a la escasez de implementos agrícolas, se necesita más mano de obra para aplanar el suelo, construir diques y otros”. Cuando las comunidades aún no tienen carabaos (búfalos o bueyes domésticos), tres personas tuvieron que tirar del arado para labrar la granja. “Los camaradas y las comunidades realmente se esforzaron por establecer arrozales porque estas granjas rinden el doble que las granjas de arroz de las tierras altas”, aclara Ka Menang .

Debido a que el desarrollo de la producción de las comunidades se enmarca en el contexto de la guerra popular, los ataques del AFP   en sus granjas también se tienen en cuenta. Las tropas gubernamentales operativas queman las chozas donde se almacenan las plantas de semillero y los cultivos cosechados, lo que lleva a los agricultores a construir estos en áreas secretas dentro de las comunidades. Debido al volumen de cultivos de tuberculos , los soldados no arrancan y destruyen todos los cultivos. “Esta es la razón por la que consideramos que la patata y el gabi no solo son resistentes a los tifones, sino que también son resistentes a los soldados”, dijo Ka Menang.”

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor