70 años de Al Nakba:

Heroica resistencia Palestina

¿Qué sucede en Palestina y por qué debemos solidarizar urgentemente con la lucha de su pueblo? Afirmamos que desde el Wallmapu a la Franja de Gaza la lucha es una sola, pues todos somos parte del tercer mundo sometido como semicolonia o colonia del imperialismo, principalmente de la superpotencia hegemónica única Estados Unidos.

Publicado en la edición impresa n° 70 de Periódico El Pueblo, junio de 2018.

Refugiados palestinos en la carretera del Líbano tras haber huido o haber sido expulsados de sus hogares en la Galilea (noviembre de 1948).

Desde el 30 de marzo, el pueblo palestino ha emprendido una serie de protestas en la Franja de Gaza, llamadas “La Marcha del Retorno”, para exigir su legítimo derecho a regresar a la tierra de la cual fueron expulsados arbitrariamente hace 70 años (“Al Nakba”, La Catástrofe). Las manifestaciones han tenido su punto más alto el 14 de mayo, día en que EE.UU decidió trasladar su embajada en Israel a Jerusalén, capital de Palestina. 30.000 palestinos repudiaron la resolución yanqui protestando afuera de las fortificaciones mili- tares israelitas en los límites entre Israel y la Franja de Gaza-Cisjordania, así como también al interior de Jerusalén. La respuesta del Estado fascista-sionista de Israel ha sido una nueva oleada genocida contra el pueblo palestino, donde han asesinado más de 100 personas (inclusive un bebé de 8 meses), dejado más de 11.000 heridos y donde existen 7.000 presos políticos, incluyendo 313 niños.

Unirse a un pueblo oprimido contra el imperialismo

Palestina es una nación explotada colonialmente en la actualidad, ya que en el 60% de su territorio hay presencia militar directa de Israel, a pesar que Mahmud Abbás, presidente del Estado de Palestina, se esfuerce en aparentar que gobierna una nación independiente. Por su parte, la Franja de Gaza es en realidad la cárcel al aire libre más grande del mundo, donde 2 millones de palestinos son sometidos a vivir inhumanamente, sin acceso a remedios, alimentos suficientes y cuestiones básicas para la vida, tales como agua potable y electricidad. Esto se debe a los continuos ataques de Israel y el bloqueo de sus puertos y vías de comunicación comerciales, a lo que se suman los ataques desde Egipto, encabezado por un gobierno leal a EE.UU.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 70 años ha habido una heroica resistencia del pueblo palestino, quienes han enfrentado con piedras y armas caseras a los tanques, cohetes, francotiradores y drones sionistas. Tras los recientes asesinatos, las familias han enterrado a sus mártires e inmediatamente han proseguido la lucha, lo que demuestra que la sangre derramada no ahoga la rebelión por una causa justa, sino que la acrecienta.

La principal fuerza de la Resistencia Nacional Palestina es Hamás. El pueblo palestino ya no aguanta más y clama por emprender la legítima violencia revolucionaria que acabe con su condición de explotación, tal como lo vienen haciendo los más pobres construyendo su camino de emancipación a través de las guerras populares en Perú e India. La prensa monopólica habla de que hay “violencia de ambos lados”, pero lo cierto es que, independiente de si las protestas son pacíficas o no, los soldados sionistas tienen la orden de disparar balas reales por la espalda y masacrar a palestinos en evidente condición de desigualdad. A los gobernantes de Israel sólo les falta marcar a los palestinos con estrellas y construir cámaras de gas para diezmarlos, tal como lo hiciera Hitler y los nazis con los judíos, por lo que solidarizar con Palestina es tarea urgente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además, Israel se ha convertido en escuela de genocidio y guerra contra los pueblos al interior de los países. Sin ir más lejos, Brasil, México, Colombia y Chile son los principales compradores de armamento israelí y en nuestro país existen acuerdos de instrucción militar a recibir de parte del Estado fascista-sionista de Israel. Las bombas lacrimógenas, verdaderas armas químicas utilizadas para combatir las protestas del pueblo, provienen de allá. Los fusiles de asalto empleados en los allanamientos a comunidades mapuche también.

Piñera y Netanyahu (primer ministro de Israel) en una conferencia el 2011

¿Cuál es el objetivo que persigue EE.UU. en la zona?

Primero, el Estado de Israel es un verdadero enclave títere manejado por el imperialismo, principalmente estadounidense, en colusión y pugna con el imperialismo ruso y otras potencias. Desde su origen en 1948, cuando fue partida Palestina para instalar el Estado títere de Israel, ha sido utilizado para emprender la desestabilización y la guerra contra los pueblos árabes en la búsqueda de controlar mercados y materias primas, manteniendo Estados semifeudales y semicoloniales en lo que ellos llaman Oriente Medio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Segundo, la reciente decisión de trasladar la embajada yanqui a Jerusalén obedece a la necesidad de emprender una nueva arremetida desestabilizadora en Oriente Medio tras perder terreno en Siria frente al imperialismo ruso. Esto le permite agitar las aguas y preparar nuevas agresiones militares para crear o reforzar Estados semicoloniales en los países árabes.

Tercero, las medidas yanquis buscan resaltar su posición como superpotencia hegemónica única, ya que hasta la fecha había un consenso entre los imperialistas (Francia, Inglaterra y otros de la ONU) de no definir Jerusalén como capital de Israel hasta que se lograse un “acuerdo de paz”. Esto ha develado la absoluta farsa de los acuerdos de paz que busca imponer el imperialismo a los pueblos oprimidos del mundo y cómo se agudizan las contradicciones interimperialistas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor