El 23 de junio, los activistas en París marcharon para exigir la liberación de Georges Ibrahim Abdallah (ya informamos). Abdallah es un comunista libanés, luchando por la liberación de Palestina y encarcelado en Francia por más de 33 años.

En la demostración se leyó una carta de Georges Abdallah de la prisión de Lannemezan, dirigida a los que lo defendían. A continuación, documentamos esa carta de Georges Ibrahim Abdallah:

[Fuente: www.samidoun.net]

Queridos camaradas, queridos amigos,

Ya saben, cuando estás en estos lugares siniestros durante una “pequeña eternidad”, te sientes abrumado por una emoción considerable durante las iniciativas de solidaridad… Siendo así, les envío a todos mis más cordiales saludos al comienzo de este breve discurso…

En este tiempo de grandes luchas, camaradas, su reunión hoy en París me llena de fuerza, calienta mi corazón y me fortalece especialmente en la convicción de que es solo asumiendo cada vez más el terreno de la lucha anticapitalista y antiimperialista, que brindamos el apoyo más poderoso a quienes se han resistido durante décadas detrás de estos muros abominables.

Ciertamente camaradas, no es buscando trucos judiciales aquí y allá que logramos enfrentar la persecución criminal de “la capital del capital” que mantiene a la resistencia en cautiverio.

Sino más bien al afirmar una determinación inquebrantable en la lucha contra su moribundo sistema criminal.

Todos sabemos que, al final, es de acuerdo con la correlación de fuerzas que podremos lograr arrancar a nuestros camaradas de las garras del enemigo.

Este último solo acepta dejarlo ir cuando se da cuenta de que mantener a estos luchadores revolucionarios en cautiverio, conlleva un mayor peso en el proceso de la lucha continua que amenaza inherente hasta su liberación.

No se trata de pretender que no sabemos que la justicia es siempre una justicia de clase al servicio de la clase en el poder, esto está inscrito en la dinámica global de una guerra de clases, nacional e internacional.

Es cierto que hay conquistas sociales que nos permiten librar batallas en el terreno legal y es inútil recordar que debemos llevar a cabo estas batallas. Pero no debemos permanecer así,

Camaradas; llega un momento en que uno debe darse cuenta de que el llamado “razonamiento de estado” siempre significa que la burguesía suprime sus propias leyes cuando sus intereses parecen exigirlo. Dicho esto, cualquier enfoque que sugiera que uno tiene interés en fingir es francamente contraproducente, incluso si está animado con todas las buenas intenciones.

Ciertamente, después de tantos años de cautiverio, hay y siempre habrá en nuestros rangos amigos y camaradas que están pidiendo que se haga algo en los tribunales, y quizás esta vez, etc., etc.

Por supuesto, camaradas, no faltan buenas intenciones. A pesar de todo el sufrimiento del cautiverio prolongado, no hay ni habrá posibilidad de escapar de lo que se necesita: el esfuerzo necesario para cambiar la correlación de fuerzas, si uno anhela (como dicen algunos de mis parientes) la liberación de nuestros camaradas, desarrollemos la solidaridad asumiendo siempre el terreno de la lucha anticapitalista y antiimperialista y  “nuestro viejo amigo …” este “viejo topo que conoce tan bien el trabajo clandestino” no será indiferente a vuestros esfuerzos.

Esta es precisamente la razón por la cual, camaradas, es de suma importancia saber y poder dejar en claro este enfoque de la solidaridad en la dinámica global de las luchas en curso.

La crisis del capitalismo moribundo en su fase de putrefacción avanzada ya está ahí ante nuestros ojos en el nivel global, en los centros del sistema como en sus periferias… Lo que está sucediendo actualmente en el mundo árabe en general, y en Palestina en particular (Yemen, Bahréin, Siria y Libia también…) es más que emblemático a este respecto.

Las fuerzas imperialistas de todo tipo están involucradas en una guerra multidimensional que refleja contradicciones interimperialistas por un lado y una guerra imperialista de saqueo y destrucción por el otro. La mayoría de la burguesía árabe ha optado por este campo… por otro lado, Palestina diariamente nos da todas las lecciones de sacrificio y coraje de alcance excepcional. Más que nunca, las masas populares palestinas, a pesar de toda la traición de la burguesía, asumen su papel como el verdadero garante de la defensa de los intereses del pueblo. Los mártires jóvenes y viejos caen por cientos, incluso mientras marchan desarmados. Sin embargo, los imperialistas de todo tipo no se ofenden con su amigo Bibi, el distinguido huésped del Elíseo.

Sin embargo, Palestina sigue siendo, a pesar de la traición de la burguesía o no, a pesar de las intervenciones imperialistas directas o indirectas. La Resistencia continúa y ciertamente continuará mientras la ocupación continúe. Naturalmente, las masas populares palestinas y su vanguardia combativa en cautiverio deben confiar más que nunca en su solidaridad activa.

Pueden mil iniciativas solidarias florecer en apoyo de Palestina y su prometedora resistencia.

¡Solidaridad, toda solidaridad con la resistencia en las cárceles sionistas, y en las células de aislamiento en Marruecos, Turquía, Grecia, Filipinas y en otras partes del mundo!

¡Solidaridad, toda solidaridad con los jóvenes proletarios de los barrios obreros!

¡Solidaridad, toda solidaridad con los ferroviarios y otros proletarios en lucha!

¡Honor a los Mártires y las masas populares en lucha!

¡Abajo con el imperialismo y sus guardianes sionistas y otros reaccionarios árabes!

¡El capitalismo no es más que barbarie, honor para todos aquellos que se oponen a él en la diversidad de sus expresiones!

¡Juntos camaradas, y solo juntos ganaremos!

A todos ustedes compañeros y amigos, mis más cálidos saludos revolucionarios.

Su amigo Georges  Abdallah

Tomado y traducido de: New Epoch Media

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor