¡NO AL VERTEDERO EN EL LOF RANKILKO!

0
256

Publicado en la edición impresa n° 72 de Periódico El Pueblo (agosto, 2018)

Otro obstáculo que invade la vida en Wallmapu:

No al Vertedero en el Lof Rankilko

Rodrigo Curipán, werkén del Lof Rankilko, conversó con Periódico El Pueblo acerca del relleno sanitario que instalará la Asociación de Municipios de Malleco Norte (AMMN), perjudicando directamente a su comunidad y las que están cerca.

El terreno donde se ubicará el vertedero corresponde al sector de Lolenco (limitante con Angol) y es reclamado por Rankilko, puesto que le pertenece desde tiempos previos a la ocupación del Estado chileno y las forestales, lo que es crucial para su proceso de recuperación como pueblo mapuche. Enfático señala que: “es una cuestión lógica que nosotros nos opondremos a la construcción de éste”. Hasta ahora sólo se han manifestado a través de dos comunicados públicos expresando su oposición, pero plantean la necesidad de organizarse junto a más grupos afectados del campo y la ciudad para enfrentar con fuerza este fatal proyecto, agregando que, incluso instalado, no permitirán que éste funcione por ningún motivo.

El relleno sanitario consistirá en el manejo de basura ya compactada y procesada de 5 comunas, en un terreno de 100 hectáreas, en donde sólo 30 se ocuparán para el entierro de los desechos, mediante distintas técnicas de mantención. Si bien en su discurso parece haber buenas intenciones, en realidad los líquidos descompuestos sin duda llegarán a las napas subterráneas con las que se sustentan los regadíos de toda la zona del Bajo Malleco.

El plan de la Asociación que abarca los municipios de Collipulli, Ercilla, Los Sauces, Renaico y Angol, fue aprobado incluso en su evaluación ambiental, lo que avecina su construcción. En vista de esto, quienes residen en sectores aledaños han realizado protestas en las calles de Collipulli, demostrando el descontento ante el daño de devaluación de la tierra para sus cultivos y la contaminación de sus espacios.

La entidad que llevará adelante estos trabajos es el Consorcio Cosemar y Williams Ives S.A, que deberá obtener todos los permisos por un periodo de 20 años. Sin embargo, ni esta empresa ni la Asociación realizaron la consulta indígena indicada en el Convenio 169 de la OIT, pasando a llevar así otra vez los derechos de quienes habitan la zona, aunque “si bien es un acto reprochable”, agrega Rodrigo, da “la posibilidad de que se detenga su ejecución por la vía jurídica, a través de un recurso, por no realizar dicha consulta”.

Queda en evidencia el carácter del Estado de Chile, que una vez más no le preocupa oprimir al pueblo del campo y ciudad para atender a los deseos de los grandes usurpadores de la naturaleza y el Wallmapu. Un vertedero en territorio mapuche no es la solución a la contaminación ni al destino de la basura.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor