Primera declaración en este enlace

Compartimos segundo comunicado público y video respecto al “Caso 21 de mayo”:

“SEGUNDO COMUNICADO PÚBLICO
RED DE APOYO A LAS VICTIMAS DEL MONTAJE ‘CASO 21 DE MAYO’

POLICÍAS INFILTRADXS: LOS OTROS ROSTROS DEL ‘CASO 21 DE MAYO’

El 7 de julio de 2018 los Tribunales Orales en lo Penal de Valparaíso sentenciaron INJUSTAMENTE a los compañeros Miguel Varela, Rodrigo Araya, Constanza Gutiérrez, Hugo Barraza, Felipe Ríos y Nicolás Bayer a penas efectivas de cárcel, entre 10 y 15 años, por el delito de incendio con resultado de muerte de don Eduardo Lara, suceso ocurrido el 21 de mayo de 2016. Nuestros compañeros fueron condenados en un JUICIO VICIADO, en el cual no se presentó ninguna prueba que acreditara su participación en los lamentables sucesos de ese día. El resultado del juicio se basó en un documento elaborado por la Jefatura de Inteligencia Policial (JIPOL), conocido como ‘Informe 76’.

El ‘Informe 76’ contiene una serie de fotografías y un video de 46 minutos que registra las manifestaciones del 21 de mayo. Estos registros dan cuenta de un seguimiento sistemático a nuestros compañeros, que se inicia con mucha anterioridad a los hechos que se les imputan. Asimismo, evidencia el trabajo de policías infiltrados en las manifestaciones de ese día. Ante estos hechos:

  1. Denunciamos el actuar de los servicios de inteligencia policial. La participación de policías infiltrados, hombres y mujeres, no solo da cuenta de prácticas de vigilancia ilegales e ilegitimas, también nos genera una serie de cuestionamientos sobre el rol de los policías en contextos de protesta. En el video del ‘Informe 76’ podemos ver claramente como los policías se encapuchan, participan de los desmanes y promueven la violencia, todo eso mientras graban a los manifestantes desde cámaras camufladas. Son los propios policías quienes generan las condiciones que dan paso a la represión y que, además, les permiten construir pruebas que posteriormente serán usadas en los juicios. De esta manera, los servicios de inteligencia policial cumplen un rol central en la producción de ‘montajes’. Se trata de prácticas de contrainsurgencia que, mediante la criminalización de la justa protesta, pretende desactivar las movilizaciones sociales.
  2. Denunciamos el actuar del tribunal que condenó a los compañeros. El ‘Informe 76’ no es una prueba válida, pues la información ahí contenida además de tendenciosa, en inconstitucional. Durante el juicio los policías que actuaron como testigos no entregaron información sobre los procedimientos que generaron el ‘Informe 76’. Al asumir sus declaraciones, el tribunal se vuelve cómplice de un burdo montaje. El tribunal carece de objetividad. El fallo del tribunal da cuenta de la falta de transparencia y las irregularidades no solo de este tribunal, también de todo el sistema judicial chileno.
  3. Reiteramos la inocencia de nuestros compañeros. Los compañeros son jóvenes luchadores sociales, defensores de los territorios, que injustamente han sido condenados. A través de su condena, las fuerzas de represión del Estado pretenden criminalizar toda manifestación de descontento y rechazo al capitalismo salvaje. En este sentido, son víctimas de un montaje que nos recuerda que las oscuras prácticas de la dictadura aún están presentes, que el terrorismo estatal tiene muchos rostros y que los policías infiltradxs son uno de ellos.
  4. Exigimos la nulidad del juicio. Miguel, Rodrigo, Constanza, Hugo, Felipe y Nicolás tienen derecho a un debido proceso. No es posible que esta injusticia destruya la vida de nuestros compañeros. No es posible que el sistema judicial avale las prácticas ilegales e ilegitimas de los cuestionados servicios de inteligencia. No es posible que en Chile aun existan policías infiltradxs, rostros ocultos del terrorismo estatal.

Para finalizar hacemos un llamado a todas las organizaciones, colectivos e individualidades que trabajan en la construcción de un mundo distinto, que luchan contra el capitalismo depredador y creen en la justicia, a solidarizar con los compañeros. Es tiempo de romper los cercos comunicacionales que estratégicamente están invisibilizando el caso, es tiempo de propagar esta información y exigir justicia.

Valparaíso – Chile
Agosto del 2018″

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor