El dirigente y pescador Alejandro Castro apareció muerto después de su última protesta. Sus cercanos denuncian con profundo dolor y rabia que lo asesinaron. 

¡Que se levanten y no dejen que nos pisoteen!, nos dijo Alejandro Castro el sábado pasado cuando lo conocimos durante una jornada de protestas. Hace menos de una semana su voz se escuchaba fuerte y claro en la lucha en contra de lo que él llamaba capitalismo caníbal.

El “Mecha”, como era conocido entre sus compañeros, se desempeñaba como secretario del Sindicato S24 de Pescadores de Quintero. Desde el inicio de las movilizaciones en agosto, fue valiente y decidido en denunciar y no callar ante las violaciones a los derechos humanos que ocurren en Quintero desde hace décadas. La contaminación de la ciudad producto de los gases tóxicos que emanan las empresas del sector y que ya son responsables de la intoxicación de más de mil personas, ha llegado a un punto de no retorno: no pueden seguir matando lentamente a nuestro pueblo.

“Hacemos un llamado a todas las comunidades a que se organicen y planteen una línea combativa en contra del capital y del extractivismo y todo el aguante a los compañeros a nivel nacional e internacional, que se levanten y no dejen que nos pisoteen nuevamente”, nos dijo ese día sábado.

La madrugada del jueves 4 de octubre, día previo a la conmemoración del triunfo del NO a la dictadura, lo encontraron muerto. Estaba ahorcado con su propia mochila en una reja perimetral de la línea férrea de la ciudad, y además tenía claros signos de haber sido golpeado. No fue un robo, no lo asaltaron, tenía todas sus pertenencias materiales, lo que buscaban era callar sus ideas. Quisieron fingir un suicidio, incluso la Policía de Investigaciones (PDI) apareció apresuradamente anulando la hipótesis de un asesinato, descartando la participación de terceros.

Sin embargo, un par de horas después, apareció el director general de la PDI, Héctor Espinosa, desdiciendo sus dichos. “Hay una investigación muy acuciosa que se está haciendo con mucha reserva y la verdad es que hay bastante preocupación. Vamos a trabajar para que las cosas se esclarezcan y se determinen las responsabilidades que correspondan. Efectivamente estaba amenazado, hay personas que están siendo investigadas”, dijo a La Tercera.

Intentaron sembrar la sombra de duda en los ciudadanos, otro dirigente “suicidado”. Pero no podrán con la fuerza del coraje que Alejandro tuvo en vida.

“Queremos hacer un llamado a nivel nacional para que todos los compañeros se organicen y empiecen a defender la vida, como lo estamos haciendo nosotros acá, en este territorio”, enfatizaba Alejandro durante una reciente jornada de movilizaciones. Sus cercanos y quienes se van enterando de los hechos señalan: “No hay suicidio, al Mecha lo mataron.”

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor