En el marco de la conmemoración de los 30 años del asesinato de Araceli Romo y Pablo Vergara, quienes fueron hechos estallar con dinamita por agentes del estado y de la caída en combate de los comandantes Rodrigo y Tamara, se reunieron diferentes organizaciones y personas para recordar el espíritu de lucha y entrega que llevó a estos jóvenes hijos del pueblo a dar la vida por la revolución y por la clase. En el transcurso del acto se leyeron semblanzas de los caídos así como de lo importante que es recordar y tomar las banderas de lucha por las que cayeron. Así mismo hubieron presentaciones artísticas en un ambiente fraternal y de camaradería entre distintas generaciones que se reunieron para seguir avanzando sin olvidar a los que cayeron antes.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor