Visita a los Presos Políticos Mapuche de Angol

Publicado en Mapuche, edición 75 de El Pueblo, noviembre 2018.

El 29 de septiembre se realizaría la visita masiva a los Presos Políticos Mapuche (PPM) de la Cárcel de Angol. Para comprender esto es necesario decir, antes que todo, que estas visitas no son algo nuevo, pues llevan años realizándose y en el caso de este recinto, en particular, tan sólo hace algunos meses se celebró el wiñol tripantu (año nuevo), también de forma masiva y sin ningún problema. A lo anterior hay que aclarar que esta visita ya estaba acordada desde hace dos meses con Gendarmería y nada hacía ver que habría algún impedimento.

Esa mañana asistimos al recinto con el fin de entregar a los PPM la ayuda en mercadería que logramos reunir. Mientras estábamos en la fila con las demás personas esperando para ingresar, Gendarmería le comunicó a los pu lonko y werkén que estaban al interior la decisión de la Intendencia de dejar entrar solamente a 200 personas, en circunstancias que afuera esperaban 400 personas de todas las edades y lugares.

Hasta eso momento no había ninguna explicación racional frente a la arbitraria e inédita decisión de no permitir el ingreso a todas las personas. Aun así los visitantes permanecieron afuera en tranquilidad, tanto así que apoyaron bailando purrun, haciendo afafan e incluso los niños se preparaban para bailar choike. Todo esto fue interrumpido de golpe cuando Gendarmería saco a golpes y empujones a los lamngen que se encontraban adentro tratando de destrabar la decisión política de la Intendencia. En ese momento se desató la indignación de las familias asistentes a la cárcel, lo que a su vez fue respondido por Gendarmería disparando tiros de escopeta hacia el exterior, arremetida que fue combinada con la irrupción de vehículos blindados y piquetes de Fuerzas Especiales de Carabineros, que ya se encontraban apostados en las calles cercanas, lo que demuestra que la decisión de no dejar ingresar a las visitas y reprimir ya estaba tomada de antemano.

Incluso, Gendarmería fue más allá: Desde el interior, sacó a punta de escopeta y gases a 2 lamngen y tres niñas que se encontraban visitando a sus familiares. Acto seguido, la policía carcelaria atacó a los PPM, llevándolos a golpes hacia los módulos. Afuera la situación de incertidumbre respecto a la condición de los internos se volvía más angustiante cuando se escucharon tiros de escopeta al interior de la cárcel.

El enfrentamiento al exterior dejó dos lamngen detenidos, una serie de personas golpeadas y atacadas con gas lacrimógeno – gas pimienta. Una vez que los enfrentamientos llegaron a su fin, un grupo de personas se trasladaron a la Comisaría de Angol, a la espera de los dos detenidos; otro grupo fue al Hospital del Angol para conocer la situación de los PPM que eran trasladados producto de las heridas provocadaspor Gendarmería y un tercer grupo se quedó en la cárcel, a la espera de noticias sobre la situación de los internos, cuestión que era constantemente negada por el alcaide.

Cabe destacar la dignidad y valentía del pueblo mapuche durante esta jornada. Mujeres, hombres y niños no se dejaron amedrentar y, frente a todo, dejaron claro que sí existe solidaridad con los PPM. Por último, informamos que los alimentos recopilados, si bien no ingresaron, tampoco se perdieron, pues fueron entregados directamente a los familiares de los PPM.

El jueves 18 de octubre, los PPM, sus familias y las Comunidades Mapuche en Resistencia de Malleco presentaron una querella por apremios ilegítimos y torturas en contra de Gendarmería, producto de lo acontecido el día 29 de septiembre.

Lo que se busca con esta querella es establecer responsabilidades administrativas al interior de la Institución de Gendarmería que recaigan sobre el Director Regional Leonardo Barrientos, el Alcaide Fernando Olivares y el personal de Gendarmería. Así también en las responsabilidades políticas del Intendente Regional y el Gobernador de Malleco, quienes dieron la orden a Gendarmería, que no permitieran acceso a visita en la cárcel de Angol.

Marchas por la Resistencia

El 13 y el 14 de octubre se llevaron a cabo las marchas en apoyo al pueblo mapuche en Temuco y Santiago, respectivamente. Ambas demostraron la necesidad de que el apoyo se haga efectivo, sobretodo en estos momentos, donde el gobierno arremete en las comunidades mapuche con su “Comando Jungla” y al mismo tiempo se victimiza, presentando a los mapuche como terroristas.

El Mercurio miente: ¡Tralcal inocentes!

El 24 de mayo de 1859, el diario El Mercurio, declaraba: “Los hombres no nacieron para vivir inútilmente y como los animales selváticos, sin provecho del género humano; y una asociación de bárbaros tan bárbaros como los pampas o como los araucanos no es más que una horda de fieras, que es urgente encadenar o destruir en el interés de la humanidad y en el bien de la civilización.”

Con esta declaración El Mercurio le ordenaba a los órganos del Estado de Chile arrebatar más tierras al pueblo mapuche. El gobierno, en ese entonces, de José Joaquín Pérez, obedeció sin chistar lo que desde el diario de capitales ingleses le mandataron, implementando el plan de “Pacificación de la Araucanía”.

El hecho anteriormente narrado, a pesar de los años transcurridos, no es parte del pasado, sino que es parte del presente, y esto porque el 30 de septiembre del 2018, el mismo diario El Mercurio dio a conocer lo que sería el fallo de la Corte Suprema respecto al Caso Luchsinger-Mackay, el cual tenía fijada su resolución frente a la solicitud del recurso de nulidad para el 10 de octubre. Así, tal como en 1859, los órganos del Estado hicieron hoy lo que El Mercurio les mandó: 18 años de cárcel para José Tralcal Coche y Luis Tralcal Quidel, y 5 años de libertad vigilada intensa para José Peralino Huinca.

Esto demuestra la poca prolijidad de la “justicia”, que no sólo dicta condena en base a un relato bajo tortura arrancado a José Peralino Huinca, sino que además nos hace preguntarnos ¿para qué tantos tribunales, fiscales e investigaciones, etc., si quien dicta las sentencias de tribunales es la familia Edwards mediante su diario El Mercurio?

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor