Un disco para escuchar en estos días

La Cantora y el Payador

Publicado en Arte y Cultura, edición impresa n° 76 de Periódico El Pueblo (diciembre, 2018)

Por Maga

Cautivante desde su origen, es un viaje al mundo de la guitarra traspuesta, el rabel y los versos que cargan un conocimiento antiguo. Ésta, es la sabiduría propia de nuestro territorio, que en algo se asemeja a las más viejas tradiciones orientales, pero que en su devenir conserva la gracia de la sabiduría femenina. En la voz de la cantora nos encontramos la fuerza de las mujeres del campo, mujeres que observan, que saben, que aman y que cantando van al encuentro de su oficio. Así se topa uno con un verso encuartetado, un verso a lo poeta, que con cara de cabro coqueto y luego de un chiste picarón, denuncia, se rebela y ofrece una imagen amorosa y concreta de norte a sur, que nos ayuda a entender desde el corazón qué es aquello que llaman capitalismo o el carácter feudal del campo chileno.

Las canciones que aquí nos ofrecen Carla Catalán e Ignacio Reyes reúnen Cielo y Tierra, Madre y Padre, Sentimiento y Pensar, Violeta y Yupanqui. Es un disco para escuchar en estos días, porque frente a la amargura que ha dejado el asesinato de Camilo Catrillanca, nos enseña a vivir el luto en el paso silencioso y firme de una anciana de alma y a perseguir la acción precisa de una mujer sabia iracunda de justicia.

Es un disco que lo invita también a uno a refrescarse en el cotidiano. Abre una ventanita a los colores del sur, emana una brisa de granados en la casa de una bisabuela, o invita a la dulce melancolía de estar solo con uno mismo.

Algo tiene que atraviesa, algo tiene que limpia, algo tiene que activa. Es un disco para escuchar en estos días y de hacerlo no te sorprendas si de pronto un gesto bello cualquiera emerge de tu cuerpo, si te acuerdas de tus propias flores, o plantas por regar, de saludar en la calle al inmigrante del día a día o de vivirnos las pasiones sin demasiada prisa ni sobresaltos.

Se agradecen sus ”latinoamericantos” a la mujer y al hombre que hicieron este trabajo, que con lenguaje sutil, le hablan al corazón a través de los sonidos simples y complejos de nuestro mismo territorio y sus vivencias, así como el lenguaje del alma que entiende que “hay que sembrar el hoy para cosechar futuro”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor