El delito de ser pobre, el crimen de ser mapuche:

Mapuche, publicada en Periódico El Pueblo n° 77 (Enero, 2019)

En Chile, sobre una base semifeudal, se desenvuelve un capitalismo burocrático, sirviente a los capitales monopólicos imperialistas, a los latifundistas y a la gran burguesía.

Para mayor comprensión de cómo se desenvuelve este capitalismo burocrático, transcribimos la entrevista que realizamos a la abogada Daniela Sierra, respecto al papel del Ministerio Público en La Araucanía.

Con la Reforma Procesal Penal, teóricamente el Ministerio Público pasó a ser un organismo que debía regirse bajo el principio de la objetividad, porque dicha institución es quien dirige la investigación y la persecución penal. Entonces, basado en el principio de la objetividad, deberían investigar eventuales pruebas para condenar, pero también pruebas que determinen la inocencia del acusado. Sin embargo, lo que nosotros vemos como abogados, es que dependiendo de quién es el acusado, es la forma en que el Ministerio Público investiga, acusa y también los modos en que formaliza a determinados imputados.

Entonces, cuando hay cualquier delito, aunque sea menor, como por ejemplo el hurto de leña por parte de un carretonero –que en estricto rigor nosotros pensamos que no hay hurto– a la leña de la forestal, el Ministerio Público acusa con particular vehemencia e interés.

Pero, ¿quién es el carretonero? El carretonero en una persona pobre, que al igual que el cartonero de Santiago, recoge cartones, los vende y subsiste. El carretonero recoge los rastrojos, las sobras, la leña que no va a poder comercializar la forestal y los vende en el pueblo. De ello también se ven beneficiados los habitantes del pueblo, porque pueden tener leña más barata que si la compran a los monopolios, que están queriendo concentrar la venta total de la leña y encarecer el costo de la calefacción en la casa de los habitantes promedio, y el habitante promedio de esta zona tiene un sueldo muy bajo o está cesante.

Entonces, la existencia del carretonero es beneficiosa y el eventual daño que se les hace a las forestales es mínimo y que ni siquiera implica costo. De hecho, cuando son detenidos los carretoneros, toman la leña que cargaban y la queman. Entonces, ni siquiera la venden, por eso nosotros pensamos que no hay hurto de leña, porque cuando hay delitos patrimoniales hay un menoscabo al patrimonio del afecto, no se queman los bienes.

Más aún, cuando se trata de familias o de miembros de comunidades mapuche, cualquier delito que afecte la propiedad del monopolio latifundista forestal, el Ministerio Público va a tener particular interés en perseguir.

Sin embargo, cuando son delitos que cometen funcionarios de Carabineros o funcionarios de Gendarmería, la vehemencia en perseguir del Ministerio Público, en encontrar pruebas para evidenciarlas, no es tal. Entonces, ahí tenemos el ejemplo, que es muy evidente, de Brandon Hernández Huentecol, a quien un miembro de Carabineros le dispara por la espalda mientras estaba acostado en el suelo. El carabinero está claramente identificado y se comprueba intencionalidad. Sin embargo, este policía fue formalizado recién dos años después de haber cometido el delito.

Reconstitución de baleo al joven mapuche Brandon Hernández Huentecol, crimen impune hasta el día de hoy.

En cambio, cuando es un miembro del pueblo chileno o mapuche que afecte los intereses del latifundio forestal es formalizado inmediatamente al otro día de la audiencia de control de detención y de formalización, y muchos de ellos son formalizados pese a no existir ningún antecedente que lo implique en un delito. Eso es lo que pasó con el menor que sobrevivió a la muerte de Camilo Catrillanca, quien fue detenido de forma ilegal, tanto así que el propio tribunal considera que no existe ningún antecedente que muestre siquiera indicio de que el menor haya estado cometiendo un delito. Pese a ello, ¡el Ministerio Público lo formaliza!

La formalización es la comunicación que hace el fiscal a una persona que está siendo investigada por un determinado delito del cual se le acusa, pero como la formalización es una atribución exclusiva del Ministerio Público, este último puede decidir cuándo, a quién y por qué delito formalizar, pese a no tener ningún antecedente.

Entonces, tenemos a este menor formalizado por receptación, pese a que no hay ningún antecedente que lo vincule al delito que se le está imputando y cuando se formaliza se producen efectos procesales y efectos jurídicos. Por ejemplo, un vez formalizado le pueden decretar alguna medida cautelar, que son restricciones a tu libertad de movimiento y que incluso pueden llegar a la medida cautelar de prisión preventiva, que en la cárcel de Angol tenemos la mayoría de los casos de los lamngen que están hoy en día encarcelados con prisión preventiva, con medidas cautelares por el delito de los cuales se les ha formalizado. Cumplen prisión preventiva y una vez en el juicio son absueltos, por lo tanto nunca debieron haber estado en prisión preventiva o, como el menor, nunca debió estado formalizado por el delito de receptación y hoy lo está.

Además, el delito de receptación permite otras medidas intrusivas, como por ejemplo, la intervención telefónica de los teléfonos de este menor. Por lo tanto, son vulneraciones al derecho a la privacidad, vulneración al derecho a la honra porque se le está acusando de un delito que jamás cometió. De esos tipos de casos nosotros vemos infinidades, muchas personas del pueblo son formalizadas por delitos no habiendo ningún indicio, ninguna prueba que lo vincule a lo que lo está acusando.

Esto es por qué nosotros decimos que estamos ante un Ministerio Público latifundista, porque resguarda los intereses del latifundio forestal y de los latifundistas particulares de la zona.

Otras de las razones por la cual afirmamos que el Ministerio Público es latifundista, es por la lógica del derecho con que operan. Porque su lógica de investigación y de persecución penal está más cercana al procedimiento penal antiguo y no a la Reforma Procesal Penal existente, que establece otras garantías y otros principios.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor