El derecho internacional y el derecho interno están subordinados al Poder del imperialismo yanqui y su agresión

Compartimos la publicación hecha por Asociación Nueva Democracia (Alemania)

Tal como lo venimos denunciando la agresión directa del imperialismo yanqui contra el pueblo de Venezuela no sólo viola las normas del derecho internacional como son la Carta de las Naciones Unidas (ONU) y de la Organización de Estados Americanos (OEA), que como sabemos, ambas instituciones internacionales son instrumentos del imperialismo yanqui, quien las usa cuando le conviene y cuando no de un patadón las hace a un lado, sino también viola el propio derecho interno de los Estados Unidos como lo demuestra el Dr. Eduardo S. Barcesat, Profesor titular consultor, Facultad de Derecho, UBA, Argentina, en su artículo, del 01 de febrero de 2019 Página 12, titulado “Bestialismo jurídico”, donde escribe:

“El presidente de los EE.UU., Donald Trump, ha dispuesto esta semana –él, no una autoridad judicial y en debido proceso–, el embargo de los fondos de titularidad de Pdvsa (Petróleos de Venezuela S.A.) por aproximadamente siete mil millones de dólares estadounidenses, privando a la empresa estatal venezolana de su disponibilidad de los fondos depositados en bancos estadounidenses, pese a ser su titular legítima.

Más allá de la condena política que amerita este zarpazo imperial, cabe examinar –y descalificar– este atropello en base a consideraciones jurídicas; a saber:

a) Pdvsa, como sociedad estatal, tiene una personería jurídica distinta a la del Estado venezolano. Si se admitiera esa confusión, los fondos del Banco de la Nación Argentina situados en territorio estadounidense serían susceptibles de embargos, lo que no se ha podido concretar pese al empeño del otrora juez Tomas Griesa.

b) El contrato de cuenta corriente bancaria es un contrato entre privados que no admite ninguna forma de injerencia de autoridades del poder político/administrador.

c) Ningún acto ni disposición puede ser adoptada, lesiva del convenio de cuenta corriente bancaria, sin resolución de autoridad judicial adoptada en el debido proceso contradictorio.

d) En los términos que ha operado este acto confiscatorio dispuesto por autoridad político–administrativa, configura un acto de agresión conforme la Carta de la ONU.

e) En definitiva, se trata de –el embargo o indisponibilidad de los fondos– de un acto nulo de nulidad total y absoluta, que debiera aparejar su descalificación en sede judicial y la intervención de la justicia penal estadounidense por su manifiesta antijuricidad.

f) Sería deseable escuchar, si es que la hay, una opinión “jurídica” que intente legitimar el obrar criminoso de Trump. No la hemos conocido, hasta aquí.

Y para quienes gustan llenarse de citas de pronunciamientos de la Corte Suprema de Justicia de EE.UU., que hace unos años legitimó el secuestro de un ciudadano mexicano (Humberto Alvarez Machaín) y su traslado forzado a EE.UU. para ser sometido a proceso penal, quedará ahora puesto en evidencia que en Estados Unidos lo que llamamos “derecho” está subordinado a lo que conocemos como “poder”, o más simple y llanamente, la “fuerza”.

De allí que toda alharaca sobre “seguridad jurídica”, o Estado de Derecho, se derrumba y muestra el lado más oscuro y omnímodo del poder imperial.

Resta, finalmente, condenar que gobernantes fantoches y secundones se plieguen, sin conciencia crítica, a sumarse a la comparsa imperial, en lugar de conocer y respetar el derecho de autodeterminación y a la independencia económica de los pueblos consagrado en las normas de mayor jerarquía del Derecho Internacional de los Derechos Humanos (Pactos Internacionales de la ONU de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales)”.

Como comentario al margen, corresponde decir que el gobierno de Maduro está sufriendo las sanciones económicas por parte del imperialismo yanqui, facilitadas por la propia política económica aplicada por el régimen desde hace 20 años, que ha llevado a que Venezuela dependa cada vez más del imperialismo yanqui mientras se abría a las inversiones de otros imperialistas, convirtiendo al país en arena de contiendas entre los imperialistas. Esa es la consecuencia de aplicar una política anti-imperialista de palabra y de servicio al imperialismo en los hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor